Repostera que no quiso decorar bizcocho con insultos anti-LGBT enfrenta queja de derechos civiles

Marjorie Silva, dueña de Azúcar Bakery

Marjorie Silva, dueña de Azúcar Bakery / Foto: Facebook

Oficiales del estado de Colorado se enfrentan nuevamente a un caso de una repostera negándose a complacer a un cliente, pero esta vez con un giro distinto. Un hombre en la ciudad de Denver se quejó de que al no aceptar un pedido para decorar un bizcocho con epítetos e imágenes anti-homosexuales, una repostera le discriminó por razón de su religión.

El primer caso se reportó también en Denver, cuando una repostera se negó a hacer un bizcocho para una boda de una pareja del mismo sexo. La mujer enfrenta una orden que dispone que debe servirle a parejas del mismo sexo aún cuando ésta argumentó que ello violenta sus creencias religiosas.

En el último caso, reseñado por la cadena FoxNews, Marjorie Silva, dueña de Azúcar Bakery, relató a ese medio que a finales de 2014 un hombre le encargó crear un bizcocho en forma de una biblia. Justo cuando esta estaba terminando la orden, el cliente le mostró un papel con palabras insultantes sobre los homosexuales, expresándole que deseaba que se incluyeran en el diseño del bizcocho. Este también quería que el bizcocho tuviera dos hombres tomados de la mano con una X encima de ellos.

Según la mujer, esta le expresó al cliente que realizaría el bizcocho, pero sin incluir los mensajes, y que le daría el material necesario para que él mismo pudiera escribir las palabras. El cliente no quiso aceptar esta oferta.

“Es horrible. No importa si eres católico, judío, cristiano, si soy gay o no, o lo que sea”, dijo Silva de 40 años, “todos deberíamos amarnos, no hay razón por la cual discriminar”, mencionó agregando que ha hecho bizcochos para distintas ocasiones regularmente.

Las quejas por discrimen son manejadas por la División de Derechos Civiles del estado de Colorado de forma confidencial. Silva dijo que honraría la política de la división y no compartiría la correspondencia que ha recibido de oficiales del estado.

El cliente, Bill Jack, es fundador de Worldview Academy, una organización que ofrece campamentos de liderazgo a jóvenes cristianos. Este ofreció una entrevista a la estación KUSA, diciendo que “fue discriminado por razón de su credo”.

Silva y la compañía Something Unique han comenzado una campaña llamada #DontHate, a través de la cual se venderán camisetas para cubrir los gastos legales en los que incurra por razón de la queja presentada.

A %d blogueros les gusta esto: