Ley de Puerto Rico

Se uniforman criterios de ingreso para cualificar a familias de bajos ingresos en programa de parcelas

ViviendaDescargar documento: Enmienda la Ley de Tierras.

Dispone que para evaluar si una familia cualifica para los beneficios de dicha Ley, se utilizará los criterios bajo el término “familia de escasos recursos económicos”, según lo define la Ley de Viviendas Enclavadas en Terrenos Ajenos.

El Departamento de la Vivienda cuenta con varios programas por los cuales facilita y promueve que familias logren ser dueños de sus hogares. El Departamento administra dos leyes que ofrecen títulos de propiedad por los solares en los que residen estas familias, la mayoría de éstos por el precio de un dólar ($1), siendo estas leyes, la Núm. 132 de 1 de julio de 1975, según enmendada, y la Núm. 35 de 14 de junio de 1969, según enmendada. Mediante la Ley Núm. 132, supra, se otorgan títulos de propiedad a familias que ocupan viviendas enclavadas en terrenos ajenos, los cuales pueden ser propiedad del Estado o de personas privadas. En estos casos, el Departamento adquiere, mediante transferencia, compra o expropiación, esos terrenos con el fin de dar la titularidad a las familias ocupantes.

Ambas leyes, aunque persiguen propósitos similares, utilizan criterios de elegibilidad diferentes en cuanto al ingreso máximo y los créditos que se ofrecen para cualificar para recibir el título por un dólar ($1). En la actualidad, la Ley Núm. 132, supra, establece como ingreso máximo, para matrimonio, catorce mil cuatrocientos dólares ($14,400) anuales, mientras que el reglamento de la Ley Núm. 26, supra, establece un ingreso máximo de nueve mil seiscientos dólares ($9,600) anuales. La Ley Núm. 132, supra, fue enmendada en el 2004, con el fin de aumentar el ingreso máximo a catorce mil cuatrocientos dólares ($14,400), mientras que el reglamento de la Ley Núm. 26, supra, no es revisado desde hace varios años. Existen, además, numerosas discrepancias en cuanto a los créditos que se ofrecen a las familias, de acuerdo al número de hijos y dependientes o incapacitados, entre otros. Esta Asamblea Legislativa entiende necesario que las dos leyes utilicen criterios similares al momento de evaluar las familias que solicitan ser beneficiarias de sus disposiciones, toda vez que entendemos le hacemos justicia a todos los participantes, en igualdad de condiciones, al momento de asegurar su futuro y el de las generaciones subsiguientes.

A %d blogueros les gusta esto: