Repostera que se negó a decorar bizcocho anti-LGBTT sale airosa en caso de discrimen

Marjorie Silva, dueña de Azúcar Bakery

Marjorie Silva, dueña de Azúcar Bakery / Foto: Facebook

La División de Derechos Civiles del estado de Colorado determinó recientemente que la repostería Azucar Bakery en Denver, no incurrió en conducta discriminatoria al negarse a confeccionar un bizcocho con mensajes anti-homosexualismo.

Marjorie Silva, dueña de Azúcar Bakery, relató a Fox News que a finales de 2014 un hombre le encargó crear un bizcocho en forma de una biblia. Justo cuando esta estaba terminando la orden, el cliente le mostró un papel con dos versículos bíblicos: el Salmo 45:7, “Dios odia el pecado” y Levítico 18:2, “El homosexualismo es un pecado detestable”. Este también quería que el bizcocho tuviera dos hombres tomados de la mano con una X encima de ellos.

Según la mujer, esta le expresó al cliente que realizaría el bizcocho pero sin incluir los mensajes, y que le daría el material necesario para que él mismo pudiera escribir las palabras. El cliente no quiso aceptar esta oferta.

“Es horrible. No importa si eres católico, judío, cristiano, si soy gay o no, o lo que sea”, dijo Silva de 40 años, “todos deberíamos amarnos, no hay razón por la cual discriminar”, mencionó agregando que ha hecho bizcochos para distintas ocasiones regularmente.

Poco tiempo después, Bill Jack, el cliente, presentó una queja en su contra por discrimen contra su fe.

En la carta que devela la conclusión del caso, la División de Derechos Civiles determinó que Silva no discriminó contra Jack por su identidad religiosa porque la petición del hombre incluía lenguaje e imágenes despectivas. Esta actitud de Silva ha sido consistente no sólo al negarse a confeccionar bizcochos con mensajes despectivos de cualquier clase protegida, “De la misma forma en que esta no aceptaría una orden de hacer un bizcocho con mensajes anticristianos, esta no haría ninguno que discrimine contra los homosexuales”, lee la decisión. “La evidencia demuestra que Silva le negaría tal pedido a cualquier cliente, sin importar su fe”.

El profesor constitucionalista Eugene Volokh predijo tiempo antes el desenlace del caso, cuando expresó que las leyes proteccionistas de Colorado se basan en la protección contra discrimen contra ciertas clases y no basado en las ideas o mensajes.

Esa conclusión es consistente con el resultado del caso de Silva y la comparación con otro famoso caso, también en Colorado, contra otro repostero Jack Phillips quien se negó a hornear un bizcocho para una pareja del mismo sexo. Phillips ni siquiera dio oportunidad a la pareja de discutir el arte del bizcocho y a pesar de vender bizcochos a parejas de sexo opuesto, se negó rotundamente a vender un bizcocho a una pareja del mismo sexo. Aunque este expresó que sus creencias religiosas le impedían el participar en bodas de parejas del mismo sexo, el juez administrativo Robert Spencer concluyó que esto era sólo un pretexto para discriminar contra la pareja gay.

“Hace muy poco sentido argumentar que su negativa a hacer el bizcocho para esta pareja del mismo sexo no es por causa de su orientación sexual”, determinó el juez.

A %d blogueros les gusta esto: