EVENTOS NOTICIAS

Se discute desarrollo histórico de lucha LGBTT en Derecho UPR

Por Zoan T. Dávila Roldán
Fotos: Diana Beltré Acevedo

Se discute desarrollo histórico de lucha LGBTT en Derecho UPREl pasado lunes, 27 de abril se llevó a cabo el conversatorio: «Acercamiento histórico al desarrollo de la lucha LGBTT», organizado por los estudiante de la clínica de Derechos Sexuales y Reproductivos de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. La actividad formó parte de una jornada anual que celebran los estudiantes en la Escuela para promover el trabajo que realiza el pro bono fuera del entorno universitario y para educar sobre los acontecimientos históricos que están ocurriendo en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que tiene ante su consideración la decisión sobre la legalidad de los matrimonios entre parejas del mismo sexo.

La actividad tenía como objetivo educar y trazar la ruta histórica sobre la lucha de la comunidad LGBTT en Puerto Rico y los Estados Unidos. Para ello, fungieron como ponentes la Lcda. Ada Conde y su esposa Ivonne Álvarez; la Dra. Carmen Vélez y su pareja Ángeles Acosta; el senador Ramón Luis Nieves y la Lcda. Sylvia Arizmendi.

Fue la licenciada Arizmendi quien comenzó el conversatorio explicando la principal jurisprudencia sobre derechos LGBTT en los Estados Unidos y en Puerto Rico. Arizmendi, quien también es profesora de Discrimen por Razón de Género, contextualizó en la época en que en Puerto Rico existía el inciso en el Código Penal que penalizaba el acto sexual entre parejas del mismo sexo, o el llamado “crimen anti natura”. Arizmendi también repasó algunos de los casos que disponen que el matrimonio es un derecho fundamental y el desarrollo legislativo de la Ley Núm. 22 de 2013, que prohíbe el discrimen en el empleo por orientación sexual e identidad de género.

Abonando precisamente al tema de esa ley ya vigente, el senador Ramón Luis Nieves, autor principal de la misma, compartió con los presentes el proceso de concienciación sobre los derechos de la comunidad LGBTT que vivió mientras era estudiante de derecho y compartió anécdotas sobre los sucesos que culminaron con la obtención de los votos para la aprobación de la Ley 22.

Según Nieves, mientras era estudiante aspirante a graduación, le tocó participar en la Clínica de Discrimen por Orientación Sexual, lo que lo acercó a las situaciones particulares que sufría este sector, específicamente en materia de Sucesiones.

“Hice un ‘research’ (investigación) para buscar la ley que prohibía que a las personas se les discrimine por su orientación sexual. No encontré nada. Siempre tuve un interés en entrar al ruedo político y pensé que ese tema había que atenderlo”, relató el legislador por el distrito de San Juan.

El senador también relató que el proceso para poder aprobar la Ley Núm. 22 fue uno duro, donde fue objeto de señalamientos sobre su moral y sexualidad, pero que en contraste a dichos ataques le generó gran satisfacción recibir múltiples mensajes de jóvenes agradeciéndole el haber traído a la discusión pública el tema de la homosexualidad y el discrimen que vive la comunidad LGBTT, por que ello les facilitó el poder sincerarse con sus familiares y descubrirles su orientación sexual y sus vivencias.

Nieves finalizó su ponencia explicando que aunque uno de las insatisfacciones del proceso fue tener que eliminar la frase “real o percibida” que hubiera cobijado a personas discriminadas por la creencia de que tienen una identidad de género particular aunque ello no fuera real, explicó que ese tipo de situaciones están cubiertas igualmente por la ley. La razón de esto, es que la definición que tiene la ley sobre identidad de género remite a la definición en el Hate Crimes Prevention Act, que cubre este tipo de situación.

Por otra parte, en la actividad se transmitió en vivo una breve entrevista con la licenciada Ada Conde y su esposa Ivonne Álvarez, quienes se encontraban en Washington para asistir a la argumentación oral del caso Obergefell v. Hodges, que versa sobre si los estados deben reconocer matrimonios entre parejas del mismo sexo contraídos en otros estados donde es legal y si los estados deben expedir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo.

Mientras que Conde expresó sentirse contenta y orgullosa de poder ser parte de un “proceso histórico de cambio social”, Álvarez hizo énfasis en que aún cuando en la actualidad en Puerto Rico no se reconoce el matrimonio que estas contrajeron en Boston, esto no cambia la vida que ambas comparten desde hace más de 15 años.

“La vida personal de nosotras no cambia. Esto es para que nos den unos beneficios que no tenemos. No hay ley que nos separe. Yo me siento muy feliz porque no lo hacemos por nosotras sino por toda la comunidad, para que si quieren casarse puedan hacerlo. La igualdad y el amor es lo que va a triunfar”, expresó en su intervención.

Finalmente, la doctora Carmen Milagros Vélez, madre biológica de la niña del caso de AAR Ex Parte, narró las incidencias de su lucha porque se reconozca la filiación de su hija con su otra mamá, Ángeles Acosta. Para Vélez, la espera por una decisión que favorezca su petición “ha sido demasiado larga” y difícil, mucho más en los momentos en que ha tenido que explicarle a su hija “el porqué un juez se atreve a comparar nuestra familia con actos de incesto, con cosas que son criminales y profundamente perversas”.

“Comenzamos esta lucha hace 25 años. Todos los que han intentado tener una pareja, como nosotros saben que están transgrediendo. Y si encima de pretender tener una pareja, tienen un hijo, la transgresión es mayor, por eso todos los ataques que hemos recibido”, expresó la también catedrática del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Vélez también alertó que a pesar de que existe una ley que impide el discrimen por orientación sexual e identidad de género que ha fomentado la visibilidad de esta comunidad en la sociedad puertorriqueña aún prevalecen problemas en la vivienda y en los trabajos por lo que puntualizó “la lucha no ha acabado”.

“Nosotros queremos equidad. No queremos beneficios, no queremos privilegios. No sé lo que pasará, a veces me da miedo esperar demasiado. Me sobrecojo, miro a mi hija, miro sus ojos y ella dice, ‘esto va a cambiar’. Y ahí pienso que es posible, que esto va a cambiar. Hasta que no puedan estar bien todos y todas, esta lucha no va a acabar”, culminó.

A %d blogueros les gusta esto: