Se cumplen 49 años de la «advertencia Miranda»

Ernesto MirandaEste mes de junio se cumplen 49 años de que naciera la conocida «advertencia Miranda» luego de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos resolviera el caso Miranda v. Arizona, acerca de la quinta enmienda de la Constitución de ese país.

El caso giró alrededor de Ernesto Miranda, quien fuera arrestado en marzo de 1963 en Phoenix, Arizona. Miranda confesó —bajo custodia policial— haber cometido los delitos de secuestro y violación. Sus abogados trataron de revocar su convicción luego de que descubrieran durante un contrainterrogatorio que a Miranda no se le dijo durante la entrevista que tenía derecho a permanecer callado y a que se le designara un abogado. Ello a pesar de que Miranda había firmado la confesión diciendo que “había entendido sus derechos legales”.

El Supremo federal revocó la convicción de Miranda el 13 de junio de 1966 en su decisión Miranda v. Arizona, en donde se establecieron guías para informar a los sospechosos detenidos sobre sus derechos constitucionales.

Descarga y lee la decisión Miranda v. Arizona (*.PDF)

La decisión consolidó otros tres casos sobre controversias relacionadas: California v. Stewart, Vignera v. New York y Westover v. United States.

En la decisión 5-4, el juez presidente del Supremo federal entonces, Earl Warren, expresó que “no es admisible hacer una cosa buena haciendo un poco de mal. No es suficiente hacer justicia obteniendo un resultado propio de forma irregular o impropia”.

Los jueces John Marshall Harlan II y Byron White presentaron disensos.

A partir del caso, el Supremo federal requiere que a una persona se le indique su derecho a permanecer en silencio, derecho a tener un abogado, la capacidad de renunciar a la advertencia Miranda, y de que lo que digan a un investigador bajo interrogatorio luego de la detención se utilice en un tribunal.

Estas advertencias se utilizan cuando una persona está bajo custodia policial —usualmente bajo arresto— y van a ser cuestionados. Cualquier declaración que se le haga a un policía investigador, estando el declarante bajo custodia,  y luego de hechas las advertencias Miranda, puede ser utilizada en un tribunal.

Sobre Ernesto Miranda, aunque su convicción original fue revocada a base de la decisión del Supremo federal, este fue procesado nuevamente y convicto. Miranda estuvo detenido en la cárcel hasta 1972. Luego se le arrestó varias veces entre 1972 y 1976 hasta que fue asesinado en una barra en ese año. Al sospechoso de su muerte se le leyó la advertencia Miranda no respondiendo a ninguna de las preguntas de la policía. Nunca se se enjuició a nadie por la muerte del hombre.

 

A %d blogueros les gusta esto: