NOTICIAS

Según se alega en demanda, decana de escuela de Derecho le pagaba a estudiantes porque no tomaran la reválida

¿Se afectan las escuelas de Derecho cuando sus egresados fallan en pasar la reválida? Aparentemente esta pregunta es afirmativa, pues según una demanda contra la Escuela de Derecho Arizona Summit una egresada y ex asistente del director de asistencia económica de la institución denunció que debido al miedo de perder su acreditación, decanos de tres instituciones ofrecieron dinero a estudiantes con riesgo a no pasarla para que no tomaran la reválida.

Según se alega en demanda, decano de escuela de Derecho le pagaba a estudiantes porque no tomaran la reválidaSegún la demanda, Arizona Summit y otras dos universidades comenzaron a ofrecer a la suma de 5,000 dólares a aquellos estudiantes que debido a su pobre progreso académico se perfilaban como fracasos en las reválidas.

Como respuesta a las imputaciones realizadas en la demanda Lorona v. Arizona Summit Law School, Shirley Mays —decana de la universidad— defendió a la institución, explicando que esos pagos son estipendios del programa «Unlock Potential» (UP). Según reportó el blog Above the Law, este programa “extiende la preparación de los estudiantes para la reválida de las usuales 10 semanas a un programa más completo de 4 meses”. De esta forma, según la funcionaria, al informarles que es posible que fracasen en la reválida, estos pueden tomar una decisión más informada al decidir si desean arriesgar una oportunidad o tomar el examen.

El mismo blog reportó que —luego de estas expresiones respecto a la demanda— varios egresados de la institución denunciaron que la misma decana les había llamado un día antes del examen para evitar que estos lo tomaran.

Según uno de los estudiantes, el estipendio ofrecido por la funcionaria era de 10,000 dólares. En una posterior comunicación, la decana expresó:

“La participación en el programa [UP] no es obligatorio, pero animamos a algunos graduados a que lo hagan. Aquellos cuyos resultados pre-examen recopilados durante las semanas anteriores a la reválida indicaron que podrían beneficiarse del programa, fueron contactados previamente por sus entrenadores para ser invitados a participar. El no compartir esta información les habría provocado dejar pasar la oportunidad de ejercer un juicio informado. Algunos aspirantes sentían que no estaban listos para tomar el examen, por lo que nos pusimos en contacto de nuevo para hacerles saber que todavía podían participar en UP si deseaban hacerlo. Muchos de los estudiantes que recibieron esta información expresaron su agradecimiento por los esfuerzos y el compromiso con ellos”, señala el comunicado.