Patentes de invención de programas informáticos: una introducción breve

Patentes de invención de programas informáticos: una introducción breveLas patentes de programas informáticos (“software patents”) han sufrido cambios sustanciales en las últimas tres décadas. Como resultado, muchos desarrolladores desconocen sobre la protección y beneficios que pueden obtener mediante una o varias patentes de invención. Este artículo tiene como propósito ofrecer una breve introducción sobre los conceptos básicos de la patentabilidad de programas con el fin de servir como una guía inicial para programadores e ingenieros que interesen patentar sus programas informáticos.

En los Estados Unidos, las patentes son otorgadas por el United States Patent and Trademark Office (“USPTO”) a todo inventor que demuestre que su invención resulta ser útil, novel y no-obvia. El inventor deberá demostrar además que su solicitud de patente está bien escrita (es decir, que cumple con los requisitos de forma impuestos por la Ley de Patentes) y que la invención está definida claramente. Las patentes protegen cinco categorías de invenciones: procesos, artículos de manufactura, composiciones de materia, máquinas, y mejoras a un invento dirigido a cualquiera de estas categorías [1]. Las categorías de patentabilidad son tan amplias que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha determinado que éstas incluyen “cualquier cosa bajo el sol hecho por las personas” [2]. Los programas informáticos no son la excepción.

Como requisito de umbral, un programa puede ser protegido como un proceso, como un artículo de manufactura o como una máquina. Las patentes de proceso protegen las instrucciones secuenciales de un programa. A su vez, los artículos de manufactura protegen la información no-transitoria (por ejemplo, un disco compacto, un DVD o un disco duro) que, al ser leída por una computadora, representa las instrucciones secuenciales de un programa. Finalmente, una máquina (o sistema) consiste en la interconexión de ordenadores u otro tipo de dispositivos (“hardware”) capaces de ejecutar las instrucciones secuenciales de un programa. La práctica prevaleciente es que en una misma patente de programa informático se reclaman los procesos, artículos de manufactura y máquinas con limitaciones idénticas o similares.

No obstante, el Tribunal Supremo ha determinado que existen inventos que, aun cuando hayan cumplido con los requisitos de patentabilidad expresados anteriormente, no pueden ser patentados por estar dirigidos a excepciones judiciales [3]. Éstas son:

  • leyes naturales (leyes de termodinámica, masa, fricción, densidad),
  • fenómenos físicos (terremotos, viento, gravedad),
  • e ideas abstractas (procesos mentales).

Por lo tanto, luego de determinar si el programa informático está dirigido a un proceso, artículo de manufactura o máquina, se debe determinar si es no-patentable por estar dirigido a una de las excepciones judiciales. Los programas informáticos son comúnmente rechazados por estar dirigidos a ideas abstractas [4]. Identificar una idea abstracta no siempre resulta sencillo ya que el Tribunal Supremo nunca ha definido con precisión qué constituye una idea abstracta. Sin embargo, el Tribunal Supremo ha señalado que son ideas abstractas las prácticas económicas fundamentales, ciertos métodos de organizar actividades humanas, una idea “por sí misma”, y las relaciones matemáticas o formulas.

Si luego de evaluar la invención en detalle se determina que en efecto el programa está dirigido a una idea abstracta, entonces habrá que determinar si el programa incluye “significativamente más” que la idea abstracta [5]. El Tribunal Supremo ha identificado los siguientes factores al determinar si un programa informático es patentable a pesar de estar dirigido a una idea abstracta:

  • es una mejora a otro campo tecnológico,
  • es una mejora al funcionamiento del ordenador o dispositivo en sí mismo,
  • para ejecutar el programa es necesario utilizar una máquina particular,
  • se transforma o reduce un artículo a otro estado o cosa,
  • se utilizan pasos no-convencionales que limitan el programa a una aplicación útil y particular, o cualquiera otra limitación más allá de meramente ejecutar la idea abstracta en una computadora [6].

Aunque el estado de derecho de las patentes de programas informáticos ha cambiado sustancialmente en los últimos años, estas continúan siendo una herramienta esencial en el desarrollo de tecnología en Estados Unidos. Sin embargo, es notable que existe cierta incertidumbre sobre el alcance y protección de estas patentes ante el complejo panorama que han trazado las decisiones más recientes del Tribunal Supremo. Por lo tanto, es recomendable que los desarrolladores de software establezcan una estrategia de propiedad intelectual que incluya un análisis de aquellos programas esenciales y noveles que puedan ser objeto de una patente de invención. Ello es un paso fundamental para asegurar el éxito económico de los programas informáticos y, por consiguiente, de la empresa.

por el Lcdo. José A. Medina-Cruz, Ferraiuoli LLC

NOTAS

[1] 35 U.S.C. § § 101 y 112(a).
[2] Diamond v. Chakrabarty, 477 U.S. 303.
[3] Bilski v. Kappos, 561 U.S. 593 (2010).
[4] Alice Corp. v. CLS Bank International, 134 S. Ct. 2347 (2014).
[5] Id.
[6] United States Patent and Trademark Office, 2014 Interim Guidance on Subject Matter Eligibility, http://www.uspto.gov/patent/laws-and-regulations/examination-policy/2014-interim-guidance-subject-matter-eligibility-0

A %d blogueros les gusta esto: