«You Don’t Know Jack»: El Dr. Kevorkian y el derecho a morir

«You Don't Know Jack»: El Dr. Kevorkian y el derecho a morir

Fotograma: hbo.com

Una de las premisas que nos diferencia de los otros animales es la conciencia de nuestra mortalidad. Dicha conciencia dicta en gran parte nuestro comportamiento como individuos y sociedad, ya que sabemos la expectativa de vida que tenemos. Hoy en día, el progreso de la tecnología ha ayudado a que la medicina desarrolle procesos y tratamientos que extienden la expectativa de la vida. Aunque el progreso ha salvado muchas vidas, hay casos donde contradice la voluntad propia. En las enfermedades terminales, quienes las sufren se encuentran en un gran predicamento. Al saber cuándo morirán y lo que tendrán que soportar, hay pacientes que deciden acabar sus vidas por medio del suicidio. En la película biográfica sobre el Dr. Jack Kevorkian titulada «You Don’t Know Jack» dirigida por Barry Levinson, se narra la batalla para la legalización de la eutanasia.

Curso que puede interesarle: Alternativas para cumplir la voluntad de su cliente: Testamento, poder duradero y directrices anticipadas sobre tratamiento médico

Desde principios de los años noventa, el Dr. Kevorkian ha sido uno de los personajes más discutidos en el debate sobre la eutanasia. El Dr. Kevorkian comienza su trayecto asistiendo a pacientes terminales a acabar su vida de una manera justa, humana y digna. Con la ayuda de su hermana, Margo Janus, y su colega Neil Nicol, Kevorkian ofrece asesoramiento a dichos pacientes, algo visto por muchos como asesinato. Durante esta travesía, consigue por un lado el apoyo de Janet Good, una activista de derechos civiles, y por otro lado, como enemigo, se enfrentó a los abogados representando al estado en el caso People v. Jack Kevorkian.

El Dr. Kevorkian asistió a mas de 100 pacientes a culminar sus vidas y fue exonerado de 4 juicios. En su último caso, el Dr. Kreverkian arriesga todo con un paciente, Tom Youk, quien fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica cotidianamente conocida como la “enfermedad de Lou Gehrig”, una enfermedad incurable que deteriora los músculos. En este caso, el doctor revela que él fue quien administro la inyección letal y lo grabó para someterlo al juicio como último intento de desafiar la concepción que la sociedad tiene sobre la eutanasia. Con su trayectoria, Kevorkian se convierte en uno de los personajes mediáticos que se vio involucrado en interminables batallas legales defendiendo el derecho humano de morir.

por Daniela Lloveras

Ver avance:

A %d blogueros les gusta esto: