U.S. Court of Appeals 1st Circuit

Apelativo federal pregunta a Supremo de Puerto Rico respecto a límite de responsabilidad para co-causantes de un daño

Descarga el documento: Quilez-Velar v. Ox Bodies, Inc.

La familia Quilez demandó a Ox Bodies Inc. en una acción de daños ante el Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico. Ox Bodies Inc. trajo al Municipio de San Juan como tercero demandado, pero al consignar dinero en el tribunal local, el tribunal federal desestimó el caso contra el Municipio. Un jurado otorgó $6M a los demandantes, pero la jueza Silvia Carreño Coll determinó que Ox Bodies sólo pagaría $1.2M, según la porción de responsabilidad que le adjudicó el jurado. La familia Quilez sostiene que Ox Bodies debe pagar los $6M como deudor solidario.

Apelativo federal pregunta a Supremo de Puerto Rico respecto a límite de responsabilidad para co-causantes de un dañoLos familiares de Maribel Quilez Bonelli entablaron sendas demandas ante el foro local y federal por un accidente que involucró el Jeep de Quilez Bonelli y un vehículo del Municipio de San Juan. Maribel Quilez Bonelli murió varios días después del accidente.

En el tribunal local demandaron al Municipio y a otras entidades gubernamentales locales. En el federal demandaron a Ox Bodies Inc., la compañía que diseñó el paragolpes del vehículo del Municipio (se entabló bajo la jurisdicción que confiere la diversidad de ciudadanía).

El Municipio deposito $500,000 en el tribunal local. Dicha cantidad era el tope de cubierta de su aseguradora.

Cuando Ox Bodies Inc. trajo al Municipio a la acción ante el foro federal, este informó al Tribunal de Distrito que había consignado $500,000 en el tribunal local, por si se hallaba que era responsable, y el tribunal desestimó la acción en su contra.

El caso fue a juicio por jurado ante el Tribunal Federal. El jurado determinó que la responsabilidad del accidente se debió un 80% a la negligencia del Municipio y un 20% a un defecto en el diseño del paragolpes de Ox Bodies Inc. A la familia Quilez le otorgó $6,000,000 por los daños.

La jueza magistrado Silvia Carreño Coll decidió que bajo las leyes de Puerto Rico, Ox Bodies Inc. era responsable solo de pagar $1,200,000, o sea, el 20% de los $6,000,000. Para los demandantes, dicha decisión no encuentra apoyo en la jurisprudencia ni en las leyes de Puerto Rico, por lo que apelaron dicha determinación.

Según la familia Quilez, Ox Bodies debe pagar la suma completa de los $6,000,000, ya que la responsabilidad civil extracontractual hace a los deudores solidarios por la cantidad completa de la deuda. La salida del Municipio del pleito se debió al tope estatutario para acciones contra municipios de Puerto Rico y no a un acuerdo de transacción entre el Municipio y los demandantes. O sea, los demandantes nunca se obligaron a absorber la porción de responsabilidad del Municipio al recibir de ellos $500,000 por los daños.

Ox Bodies Inc., por su parte, apeló una determinación de la jueza Carreño Coll donde denegó una moción in limine para eliminar el testimonio del perito de la familia Quilez. Según los demandados, el testimonio fue esencial para hallarlos responsables, y alegan que carece de confiabilidad. Los demandados fundamentan su alegación en que el perito no realizó exámenes con los paragolpes con diseños alternos que no tendrían los defectos que supuestamente tenían los de Ox Bodies Inc.

En cuanto a este particular, el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito sostuvo la determinación de la jueza. Según el Primer Circuito, un perito no tiene que demostrar que realizó exámenes físicos para sostener su opinión. En este caso, el perito —mediante calculaciones— determinó que con los paragolpes alternos, en la colisión con el otro vehículo el Jeep de Quilez Bonelli se hubiese movido alejándose del vehículo. Los paragolpes de Ox Bodies Inc. no impidieron que el Jeep se adentrara a la parte trasera del vehículo.

Para el Primer Circuito, el hecho de que el perito no asegurara que un diseño alterno hubiese evitado las lesiones de Quilez Bonelli es una cuestión de credibilidad que adjudica el juzgador, y no un error de juicio de la jueza Carreño Coll.

En cuanto a si Ox Bodies Inc. debe o no pagar la suma total de los daños, el Primer Circuito certificó la pregunta al Tribunal Supremo de Puerto Rico. Para el Primer Circuito, la jurisprudencia esbozada por las partes no responde adecuadamente la controversia. El Primer Circuito expresó tener dudas sobre cómo debería resolver el asunto un tribunal local ante la jurisprudencia existente.

La pregunta certificada es la siguiente: ¿Actuó correctamente la jueza magistrado al limitar la responsabilidad de Ox Bodies Inc. a su porción y al denegar a la familia Quilez la suma total de $6,000,000 por parte de Ox Bodies Inc. como deudora solidaria? (Traducción nuestra).

El Primer Circuito también abrió el espacio para que el Tribunal Supremo clarifique cualquier otro aspecto de la ley local que pueda asistir en la resolución de este caso.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: