Supremo dividido sostiene nuevo juicio para mujer que alegadamente asesinó a su hermano

Supremo dividido sostiene nuevo juico para mujer que alegadamente asesinó a su hermano

Descarga el documento: Pueblo v. Torres Feliciano

I. Hechos
El 21 de febrero de 2009, doce miembros del jurado, de manera unánime, encontraron culpable a la señora Ashley M. Torres Feliciano por los delitos de asesinato, portación y uso de arma blanca. Esta fue encontrada culpable de alegadamente asesinar a su hermano Nelson Torres Figueroa. Consecuentemente, el Tribunal de Primera Instancia la sentenció a una pena de 111 años.

Inconforme con la aludida determinación, Ashley Torres Feliciano acudió al Tribunal de Apelaciones. Alegó que se le violó el debido proceso de ley porque el ministerio público no le entregó un informe de escena del crimen preparado por el agente investigador, René Rodríguez. Por consiguiente, adujo que dicho informe constituía prueba exculpatoria y que tenía el derecho a un nuevo juicio.

El Tribunal de Apelaciones ordenó la celebración de un nuevo juicio argumentado que erró el Tribunal de Primera Instancia en descartar los testimonios de los agentes Rodríguez y Brunilda Borrero así como el testimonio de la Dra. Sylvette Lugo. En esencia, la señora Torres Feliciano manifestó que de los testimonios de los testigos antes mencionados no se desprende que ella fuera sospechosa sino perjudicada.

Inconforme, el Estado acudió al Tribunal Supremo a través del Oficina del Procurador General de Justicia de Puerto Rico el 22 de enero de 2016.

II. Sentencia
Estando divididos los jueces del Tribunal Supremo en igualdad cantidad de votos para expedir el recurso de certiorari presentado por el Estado (para ese entonces el Hon. Ángel Pérez Colón no había entrado en funciones), se confirmó la determinación de nuevo juicio del Tribunal de Apelaciones.

La Jueza Presidenta, Hon. Maite Oronoz Rodríguez, disintió sin opinión escrita.

III. Opinión disidente
El Hon. Edgardo Rivera García emitió una opinión disidente, a la cual se unió el Hon. Roberto Feliberti Cintrón y la Hon. Mildred Pabón Charneco. Manifestó que un nuevo juicio por el hallazgo de nueva evidencia suele concederse cuando: (1) se descubrió prueba nueva después del juicio; (2) que no pudo ser descubierta antes, a pesar de haber mediado razonable diligencia; (3) la nueva prueba es pertinente a la controversia y no meramente acumulativa o de impugnación, y (4) que sea probable que tenga un resultado distinto.

Reiteró que para satisfacer el antes descrito quantum de prueba, se requiere que la nueva evidencia junto con la prueba presentada en el juicio original sea de tal magnitud que, de haber sido presentada en el juicio, hubiera creado duda razonable en el ánimo del juzgador en cuanto a la culpabilidad del convicto.

El juez Rivera García concluyó en el presente caso que la evidencia “suprimida” por el Estado, no constituye “evidencia exculpatoria” porque la misma no habría alterado el veredicto o el castigo impuesto de haber sido presentada al juzgador de los hechos.

por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: