Conoce la historia de la primera mujer afroamericana en practicar derecho en los Estados Unidos

La primera mujer afroamericana en practicar la profesión de derecho en los Estados Unidos fue Charlotte E. Ray. Nacida el 13 de enero de 1850 en Nueva York y aunque se dedicó inicialmente a enseñar en la Universidad de Howard, Ray no se sentía satisfecha con esta ocupación porque su verdadera aspiración era convertirse en abogada. Esta ambición hizo que se matriculara en la Facultad de Derecho de la Universidad Howard bajo el seudónimo de C.E. Ray porque la escuela desanimó a las mujeres de obtener su educación en la universidad.

Ray se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad Howard en 1872, lo que la convirtió en la primera mujer en graduarse de la Universidad Howard con un título en Derecho.

Además de haber terminado su carrera en Derecho, ese mismo año Ray fue admitida en el Distrito de Columbia, convirtiéndose así en la primera abogada afroamericana en los Estados Unidos. También se convirtió en la primera mujer a quien se le permitió argumentar un caso frente al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Posteriormente, abrió su práctica privada, especializándose en derecho comercial.

Para tratar de crear negocios, Ray se promovió en ciertos periódicos, entre estos, el New National Era and Citizen del conocido abolicionista Frederick Douglass. Sin embargo, el prejuicio contra su raza y género durante ese momento todavía era muy alto, lo que creó dificultades para la abogada, que no estaba recibiendo la cantidad de clientes que esperaba.

Hay evidencia de que Ray estuvo activa en el tribunal. Fue la primera mujer en practicar y argumentar ante el Tribunal Supremo del Distrito de Columbia, donde defendió el caso de Gadley v. Gadley (v. Godling v. Godling), No. 4278, presentado el 3 de junio de 1875. En este caso, defendió a una mujer sin educación que pedía el divorcio de un marido abusivo. Los argumentos se basaron en las causales de “embriaguez habitual” y “trato cruel, poniendo en peligro la vida o la salud de la parte que se queja”.

La petición de Ray evoca vívidamente la violencia del matrimonio, describiendo un incidente en el que el marido rompió la cama por primera vez, de modo que la esposa se acostó en el suelo, y luego “bajó las escaleras, tomó un hacha y regresó, arrancó los tablones de el piso”, con la intención de hacer que su esposa se cayera y quebrara la nuca.

Se dijo que Ray era elocuente, autoritaria y “una de las mejores abogadas de corporaciones en el país”. Sin embargo, a pesar de sus conexiones y anuncios de Howard, no pudo mantener un flujo constante de clientes. Independientemente de su conocimiento legal y experiencia en derecho corporativo, no había suficientes personas dispuestas a confiar sus casos en una mujer negra. La abogada de Wisconsin, Kate Kane Rossi, en 1897 recordó que “la señorita Ray … aunque era abogada de capacidad decidida, a causa de los prejuicios no podía obtener suficiente negocio legal y tuvo que abandonar la práctica activa”.

Después de cerrar su práctica legal, Charlotte E. Ray regresó a Nueva York en 1879 donde se convirtió en maestra de una escuela de Brooklyn. Sin embargo, continuó trabajando como defensora de los derechos de las mujeres y se convirtió en miembro de la Asociación Nacional de Mujeres de Color.

Charlotte Ray falleció el 4 de enero de 1911 en Woodside, Nueva York.

Fuente: Black Then

A %d blogueros les gusta esto: