¿Tienen las decisiones judiciales sobre embriones congelados alguna incidencia en el derecho al aborto?

Dos decisiones judiciales recientes relacionadas con el destino de embriones congelados parecen tener algún tipo de incidencia en el derecho al aborto, pues otorgan derechos a los donantes de óvulos y de esperma, según reseñó la American Bar Association.

Uno de estos casos -de Mandy y Drake Rooks- podría estar bajo la consideración del Tribunal Supremo de Estados Unidos. En ese caso, el Tribunal Supremo de Colorado subrayó los factores que los tribunales deben considerar al tomar determinaciones sobre los derechos de una pareja que se está divorciando y que está en desacuerdo con el destino de los embriones congelados.

En ese caso el Tribunal determinó que debería prestársele atención a los acuerdos existentes en la pareja, si alguno. Además, debe considerarse si el esposo que quiere los embriones puede tener hijos biológicos a través de otros mecanismos y cuán oneroso sería eso para la persona que no quiera ser padre genético.

La segunda decisión fue emitida el 15 de marzo en el Tribunal de Apelaciones de Arizona, en el caso de Ruby Torres y John Terrell, quienes completaron una fertilización in vitro antes de que Torres comenzara su tratamiento para el cáncer.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

El Tribunal falló a favor de Torres, quien quiere implantarse los embriones. Terrell, que era el novio de Torres en ese momento, inicialmente se había negado a servir como donante de esperma, pero cambió de opinión cuando un novio anterior de Torres se ofreció como voluntario. La pareja se casó después de firmar un acuerdo para la fertilización in vitro, pero Terrell solicitó el divorcio dos años después.

El caso de Torres fue inspiración para una ley de Arizona que requiere que los tribunales, en procedimientos de divorcio, otorguen embriones al cónyuge que tiene la intención de permitirles “desarrollarse hasta el nacimiento”. Pero la ley no se aplicó en el caso de Torres y Terrell.

En lugar de ello, el Tribunal consideró un acuerdo que firmó la pareja que parecía tener un lenguaje conflictivo. Una disposición decía que los embriones no pueden usarse para producir un embarazo en contra de los deseos de uno de los componentes de la pareja. Pero otra disposición decía que en caso de separación o divorcio, se presentaría un decreto judicial o acuerdo de resolución a la clínica que dirige el uso de los embriones. Una tercera disposición decía que la fertilización “también puede ser controlada por la decisión final de un tribunal”.

El Tribunal de Apelaciones dijo que el acuerdo le daba autoridad para determinar la disposición de los embriones, y que el equilibrio de los intereses de las partes pesa a favor de Torres, quien abandonó la oportunidad de utilizar otro donante y es probable que no pueda convertirse en madre, y esos intereses superan el derecho de Terrell a no ser padre, señaló el tribunal.

Una vez surgen las decisiones, abogados que litigan derecho de familia, observaron la posible incidencia que podrían tener estas decisiones en el debate sobre el derecho al aborto. Douglas Gardner, un abogado de familia de Phoenix cuestionó en entrevista si una madre o viceversa tiene derecho a obligar al otro a ser padre si no quiere.

Ese cuestionamiento no es descabellado, puesto que la Thomas More Society, organización que representa a Mandy Rooks, presentó una petición de certificación solicitando al Tribunal Supremo de Estados Unidos que decida que los embriones congelados son personas y no bienes.

“Una decisión de que los embriones son personas implicaría una serie de problemas alucinantes”, escribío Ellen Trachman, una bloguera de Above the Law.

“¿Qué pasa si las puertas del congelador se dejan abiertas o los tanques de refrigeración fallan? ¿Qué pasa si nadie quiere los millones de embriones congelados crioconservados en el país? Incluso aquellos que simpatizan con los argumentos pro-vida aplicados a los embriones crioconservados pueden reconocer los cambios bruscos en el sistema legal si los embriones no pueden ser descartados legalmente”, añadió.

Fuente: Above the Law

A %d blogueros les gusta esto: