[DOCUMENTO] Aprueban conceder licencias provisionales a médicos asistentes durante estados de emergencia

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

El Senado de Puerto Rico aprobó enmiendas a la Ley Núm. 71 de 5 de agosto de 2017, conocida como Ley para Regular la Profesión de Médicos Asistentes de Puerto Rico con el propósito de flexibilizar requisitos y simplificar la práctica de la profesión de médico asistente en la isla durante situaciones de emergencia.

El Proyecto del Senado 1557, de la autoría de los senadores Carlos J. Rodríguez Mateo y William Villafañe Ramos, establece que durante una emergencia, y mediante petición del gobernador de Puerto Rico, el secretario del Departamento de Salud podrá eliminar o flexibilizar términos, requisitos y prohibiciones establecidas a fines de ampliar las facultades de los médicos asistentes  y conceder licencias provisionales con una validez máxima de un año. La medida dispone que cualquier ampliación de las facultades en el ejercicio de la profesión de médico asistente, decretado al amparo de esta enmienda, será vigente hasta que el gobernador enuncie el cese de la emergencia.

Síguenos en Twitter #eLegislativo

La exposición del proyecto afirma que Puerto Rico cuenta con una proporción de aproximadamente 350 médicos por cada 100,000 habitantes. Esta cifra es menor que la que dispone el estado de Nueva York, el cual cuenta con alrededor de 375 (por cada 100,000 habitantes). Además, se plantea que Puerto Rico cuenta con una población que supera a la mayoría de las jurisdicciones en prevalencia de condiciones altamente susceptibles de las afecciones del COVID-19. Esto, con una población con una mediana de edad de 42.8 años, mayor al promedio en Estados Unidos (38.2) y similar a la de España (43.1) por lo cual la escasez de profesionales de la salud resulta una situación apremiante para el país.

Asimismo, los autores destacan que este tipo de medida ha sido ya implementada en varias jurisdicciones como Nueva York, Tennessee y Maine para atender la emergencia causada por el COVID-19.  Mientras, otros 14 estados ya habían flexibilizado la práctica de estos profesionales de la salud durante emergencias. También aseguran que en una emergencia en la que falten médicos disponibles, los médicos asistentes son profesionales médicos que podrían diagnosticar enfermedades, desarrollar y administrar planes de tratamiento, recetar medicamentos y servir como el principal proveedor de atención médica al paciente.

La medida fue aprobada en votación unánime mediante el mecanismo de descargue y pasa ahora a la consideración de la Cámara de Representantes.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: