Proponen cinco respuestas económicas y de planificación para atender el racismo

Son varias las respuestas o las propuestas que puede traer la economía y la planificación para atender el racismo en Puerto Rico.

Para el presidente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico, Heriberto Martínez Otero, existen tres medidas dentro de la economía política para atender el racismo en el archipiélago.

Martínez Otero señaló a Microjuris.com que la primera medida para atender la desigualdad racial en Puerto Rico debe ser a través de una educación accesible en el nivel escolar y universitario. El presidente de la asociación señaló que fue la expansión del modelo universitario la que redujo inicialmente la desigualdad e integró a las mujeres, a las personas negras y a las personas empobrecidas.

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

La segunda medida fue aumentar las políticas dirigidas a la inversión social. Por ejemplo, señaló la necesidad de políticas sociales para proveer un plan de salud universal.

También puntualizó la necesidad de embreados o asfaltado de carretera para proveer movilidad, independientemente del lugar donde se viva.

“Atacar la desigualdad es atacar el racismo”, puntualizó. El economista también sostuvo que, además del discrimen racial, habrá que atender su relación con el género, ya que “la pobreza más marcada tiene rostro de mujer negra”.

La tercera medida que explicó el economista es atender el sistema educativo y la narración sobre la historia de Puerto Rico. “La forma en como se narra la historia tiene serios efectos sobre los traumas en etapas tempranas”, señaló.

En tanto, sostuvo que los recortes a la inversión social tienen un efecto racista porque impacta a los sectores empobrecidos y a las personas negras en Puerto Rico.

La planificadora y profesora de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras, Angeliz Encarnación, resaltó que el primer paso para atender el racismo o cualquier solución concreta es sostener diálogos abiertos en las comunidades sobre las dinámicas de racismo que se puedan dar en las comunidades.

“En Puerto Rico hubo segregación, desde la planificación construimos espacios segregados. Cuando comienza la zonificación, se empezaron distritos de mejoramiento y esos mismos distritos se usaron para determinar zonas de arrabal. Por mucho tiempo se han marginado y el mismo Estado ha permitido que las personas les vean como mantenidos. Se ha criminalizado la pobreza”, explicó la planificadora a Microjuris.com.

“Deberíamos comenzar con ese tipo de conversación”, agregó.

La profesora puntualizó que debe ser un diálogo transdisciplinario. “Es algo para trabajar en conjunto y fuera de la problemática político-partidista”, señaló.

En segundo lugar, Encarnación señaló la necesidad de identificar cómo históricamente el racismo se ha sostenido en Puerto Rico. “Esto ha sido una práctica sostenida desde la práctica discursiva. Tenemos que comprender el racismo desde nuestras comunidades”, explicó.

Puede leer también la historia Proponen pregunta de tonalidad de piel en Puerto Rico.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: