Nuevos retos dentro de bufetes y cómo atender una segunda ola de COVID-19

La socia capital y directora de la división de derecho laboral del bufete Ferraiuoli, Katherine González Valentín, explicó a Microjuris.com una serie de retos que podrían surgir entre los miembros de un bufete durante el trabajo remoto, cómo se pueden atender y qué otras medidas se pueden tomar de cara a una segunda ola de COVID-19.

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

Ajustar el estilo de trabajo:

González Valentín resaltó que el trabajo virtual dentro de las vistas o las negociaciones cambia significativa la preparación de los profesionales del derecho.

“La preparación para procesos virtuales requiere ajustar estilos y estrategias. Si estamos en cada casa, tengamos un backup: estemos pendientes a los correos y los textos, tengamos un plan por si se cae la comunicación, recolectemos de antemano los números de celular. Tengamos un segundo plan”, sostuvo.

El tiempo:

Para González Valentín, el mayor reto que trajo la pandemia fue adaptar la distribución del tiempo.

“La pandemia ha hecho que las cosas se hagan con mayor dificultad. Tenemos agencias y tribunales cerrados o que operan a capacidad disminuida. No todas las agencias o tribunales están equipados para dar la oportunidad virtual. A veces se trabaja más y se produce menos. El tiempo es un asunto complejo”, resaltó la directora de la división de derecho laboral.

Las maternidades o paternidades:

De acuerdo con González Valentín, la nueva normalidad y la nueva forma de hacer negocios incluye más apertura a que, en medio de la vista o una negociación, surja un llanto o un perro ladrando.

“No nos ha pasado en algo formal, pero en situaciones ofrezco una reunión a una hora particular y esa hora va a ser la hora de la siesta de mi bebé”, explicó la socia capital.

La apertura a la informalidad que señala González Valentín siempre debe respetar, a palabras de la abogada, las formalidades que exige un tribunal o la representación.

“Estamos proyectándonos y presentándonos ante colegas, tribunales, jueces. Siempre queremos llevar la imagen profesional que requiere el trabajo y el servicio”, agregó.

La preparación:

La preparación previa ante eventos como el COVID-19 es vital para atender los retos que presente el trabajo remoto.

“Fuimos afortunados de haber acogido la tecnología como algo crucial y como parte de la forma de hacer negocios. El viernes antes de que se decretara el toque de queda, ya estábamos listos. Mientras más preparados estamos, mejor”, puntualizó.

Ahora, lo que González Valentín recomendó es “seguir optimizando la tecnología y educar a nuestra gente en el uso de esas nuevas tecnologías. Que ya no dependamos de la oficina”.

La motivación para el equipo:

La motivación y mantener a la gente ocupada son retos que el equipo de Ferraiuoli atiende a través de más reuniones entre los equipos y darle fuerza al compañerismo.

“Antes teníamos actividades menos formales. Ahora hemos desarrollado algunas ideas para seguir con esas actividades, pero de forma virtual. Happy hours virtuales, coffee breaks virtuales… Que no se nos desanime la gente”, recomendó la directora de la división laboral.

Atender la salud:

De acuerdo con la abogada laboral, será vital mantener un ambiente laboral donde las personas estén saludables, se sientan protegidas y el equipo tome medidas de precaución.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: