NOTICIAS

Profesores proponen reflexión y consejos ante intercambios en el Supremo

Por Daniel Rivera Vargas

Dos profesores de derecho constitucional expusieron a Microjuris.com algunos consejos o reflexiones para los miembros de la judicatura, particularmente cuando atiendan controversias electorales.

Los consejos y la reflexión surgen luego del intercambio que podría catalogarse como cargado por un tono político-partidista entre jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico (TSPR) en una de las más recientes decisiones, que ordena el reinicio sin interrupciones del escrutinio general de las elecciones del 2020.

«La disidencia fuerte, incluso estridente en ocasiones, ha sido parte de la historia del Tribunal Supremo de Puerto Rico en ocasiones y en ese sentido no hay novedad. Lo que sí me parece a mí terrible es que tratándose de un caso de índole electoral, donde el tema partidista es eje central de la controversia, esas disidencias sacaron a flote, de manera burda, unas diferencias político partidistas. Ni siquiera hubo un intento por cubrir estas diferencias con formas jurídicas. Yo pienso que eso le hace mucho daño al capital de legitimidad mínima que uno espera que mantenga y acumule una institución como el Tribunal Supremo, que es tan importante para nuestro país», sostuvo el catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (UIPR), Carlos Ramos.

Cuando se le planteó que en el Tribunal Supremo de Estados Unidos son conocidas las amargas diferencias entre el juez Antonin Scalia y Ruth Bader Ginsburg, pero que estas no les impedían ser los mejores amigos y cómo esto compara con lo que surgió en el Supremo, el profesor Ramos respondió que ciertamente casos de alto peso político pueden traer fuertes intercambios, como por ejemplo cuando la disidente en Bush v. Gore indicaba que la opinión de la mayoría era un asalto a la democracia, pero nunca se cruzó la raya de exponer que se resolvía a base de lo que le convenía o no al Partido Republicano o al Partido Demócrata.

«Se cuidaron mucho más de lo que hizo nuestro Tribunal en esta ocasión», indicó Ramos.

El profesor sostuvo que «desgraciadamente, casos como este, opiniones como esta, expresiones como esta, hacen que se pierda rápidamente lo que se ha ganado».

«Quiere decir que, al menos en temas electorales, me temo que no tenemos Tribunal Supremo. Es decir, no tenemos un árbitro último que todo el país acepte y respete sus decisiones», sostuvo.

En temas relacionados, Ramos dijo que la decisión podría revelar la desconfianza del TSPR en los tribunales de primera instancia.

Mientras, el doctor Jorge Farinacci Fernós, advierte que el nivel de los intercambios puede pesar en la legimitidad del alto foro judicial ante el pueblo, particularmente en momentos que el Tribunal Supremo se mantenía como una de las instituciones respetadas en la sociedad puertorriqueña.

«Yo quisiera pensar que eso no va a volver a pasar, que lleguen a un nivel aceptable de debate duro, pero no sacrifique la confianza del país», destacó el profesor.

«La existencia de lo que lo jóvenes llamaban ‘tiraera’ entre los jueces no es nueva, pero siempre ha sido —incluso en los parámetros puertorriqueños, cuidadosos— como la famosa marea judicial (una opinión de Rafael Martínez Torres). Era simbólica. Se usaban metáforas», dijo el constitucionalista.

Al compararlo con lo que sucede en foros como el Tribunal Supremo de Estados Unidos, dijo que lo que se considera ofensivo en el foro es eliminar la palabra «respetuosamente» de las disidencias.

«Esto eleva el nivel de agresividad y lo burdo, y llega en un momento de una seria crisis de legitimidad de varias instituciones y el Tribunal Supremo había logrado crédito en la opinión pública en la controversia sobre la juramentación de [Pedro] Pierluisi, incluso después de la debacle de las primarias».

«Yo creo que el Tribunal tiene que cuidarse», dijo el el profesor.

Una mayoría de los jueces y las juezas

Farinacci Fernós advirtió que él prefiere enfocarse que la mayoría de los jueces no cayó en ese tipo de intercambios.

«Esto no es lo que necesita el país y quisiera pensar que ellos en su momento se darán cuenta», agregó.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: