NOTICIAS

Protocolo de Salud sobre escuelas podría tener implicaciones sobre el resto de patronos

La licenciada Katherine González-Valentín, del bufete Ferraiuoli LLC, explicó a Microjuris.com que el protocolo que estableció el Departamento de Salud de Puerto Rico para atender el regreso a las clases presenciales —tanto en el sector público, como en el privado— podría tener implicaciones sobre el resto de los patronos en el archipiélago.

«La verdad es que podría argumentarse que tienen un alcance más allá de aplicación a patronos en el sector educativo», aseguró la licenciada González-Valentín.

Aunque, por otra parte, González-Valentín señaló que las medidas no están muy lejos de las obligaciones bajo la Family and Medical Leave Act (FMLA), la Americans with Disabilities Act (ADA) y la Ley 180 sobre la licencia por enfermedad.

A partir del protocolo de Salud, la solicitudes de cambios de condiciones de trabajo cubiertas por la Ley 379 y aplicables a empleados no-exentos son otro punto que cobrará mayor importancia y seguramente se verán más.

La abogada se refiere a que el protocolo del Departamento de Salud señala en la página 25 que «los empleadores deben ofrecer reasignaciones, trabajo remoto u otras opciones para los miembros del personal que tengan afecciones documentadas de alto riesgo o que tengan mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 para limitar el riesgo de exposición en el lugar de trabajo».

«Las opciones de reasignación pueden incluir, entre otras, teletrabajo, oportunidades de enseñanza virtual, responsabilidades laborales modificadas, modificaciones ambientales, horarios flexibles o reasignación temporal para el cumplimiento de responsabilidades laborales diferentes», explica el protocolo del Departamento de Salud que reconoció el gobernador Pedro Pierluisi en la Orden Ejecutiva 2021-017.

Sin embargo, el protocolo indica que «también se deben ofrecer estas opciones al personal que tenga un miembro del hogar con una afección de alto riesgo o que corra mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19».

Por lo tanto, la abogada entiende que hay que estar alertas a la interpretación que se le pueda dar a esas distintas expresiones tan amplias que surgen de este protocolo.

En otras palabras, para la abogada, «el nuevo protocolo presenta retos para todos los patronos en general, reafirma y activa responsabilidades legales para con sus empleados y ya podemos anticipar varios posibles escenarios que seguramente seguirán impactando el trabajo aún más tras la reapertura de escuelas».

¿Qué deben saber los patronos?

A palabras de González-Valentín, los patronos deben familiarizarse con las guías incluidas en el Protocolo para la Vigilancia del COVID-19 en el sector educativo para estar mejor preparados al formular sus prácticas, políticas y requisitos de regreso al trabajo presencial de su personal.

La socia capital de Ferraiuoli LL sostuvo la importancia de conocer el protocolo «para estar en mejor posición para la administración de licencias para ausentarse, cumplir con leyes del empleo u otras situaciones que, tal vez no están reguladas o protegidas por ley, pero que justificarían genuinamente una ausencia de un empleado clave o instrumental para la empresa que amerite hacer algún tipo de ajuste o excepción».

Los patronos, según explicó la abogada, deben tener presente que el plan de retorno a las escuelas, igual que los propios planes de regreso al trabajo presencial de los patronos privados, puede variar de semana a semana o con más frecuencia dependiendo de cómo se comporte nuestra población y sujeto a niveles de contagio por el COVID-19.

Conoce más aquí.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.