NOTICIAS

Marketing para la abogacía: Nicho de Mercado

Por el licenciado Alexiomar Rodríguez-López

El primer paso para tener éxito en cualquier estrategia de marketing digital es la diferenciación o posicionamiento de tu marca (en inglés, brand).

Según Seth Godin, una marca es una serie de expectativas, memorias, historias y relaciones que, en conjunto, influyen en la decisión del consumidor para escoger un producto o servicio sobre otro.

Por lo tanto, el proceso de creación de una marca es el resultado de dos variables: tus esfuerzos y la percepción del consumidor.

Tradicionalmente, la gente piensa que la clave para posicionarse es ser mejor que la competencia.

La situación con este pensamiento es que “ser mejor” es subjetivo y muchas veces una ilusión.

Por ende, muchos expertos en mercadeo digital concuerdan con que la mejor forma de ser mejor es siendo diferente.

Según Simon Sinek, toda empresa se puede diferenciar en tres (3) niveles y solo requiere contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Qué haces?
  • ¿Cómo haces lo que haces?
  • ¿Por qué haces lo que haces?

Primero, si alguien me pregunta qué hago, mi contestación podría ir de bien amplia a bien específica.

Es común que los abogados practiquemos cuánta área de derecho existe.

Mientras más amplia, tu contestación es menos diferenciada.

Por eso la literatura subraya la importancia de seleccionar un nicho de mercado y enfocarse.

Después de todo, en el caso de la medicina, ¿la gente paga más por el consejo de un generalista o el de un especialista? Exacto.

Inclusive dentro de un área de práctica, puedes ser más específico aún.

Por ejemplo, no es lo mismo contestar “soy abogado de propiedad intelectual” a “soy abogado de marcas para sellos discográficos en la industria del entretenimiento”.

Si me quedo en propiedad intelectual, alguien podría pensar que hago patentes cuando no es así.

Si me quedo en marcas, es posible que los sellos discográficos no sepan de mi.

Cuán particular será tu práctica va a depender de elementos como la industria, el tamaño del mercado y la rentabilidad, entre otras cosas.

Cuando uno está comenzando, es prudente escoger tres nichos de mercados amplios y probar el terreno antes de híper enfocarse.

En mi caso, comencé trabajando propiedad intelectual, empresarismo y la industria del entretenimiento.

Una vez identifiqué al interior de cada una de las áreas segmentos más rentables, comencé a limitar mi práctica a esos segmentos, estudiar más y aumentar mis precios.

Cuéntame ¿qué área de derecho trabajas?