NOTICIAS

Ketanji Brown Jackson se convierte en la primera mujer negra en el Tribunal Supremo de Estados Unidos

Con 53 votos a favor, la jueza de 51 años se convirtió en la primera mujer afroestadounidense en ser nombrada jueza en el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

 

Por Daniel Rivera Vargas

 

Ketanji Brown Jackson, una mujer de 51 años hija de padres maestros, se convirtió esta semana en la jueza 116 del Tribunal Supremo de Estados Unidos, la primera con experiencia laboral como defensora pública y la primera mujer negra en la historia en ocupar un cargo en ese alto foro.

¿Quién es Brown Jackson y por qué Joe Biden la nominó para el Supremo federal?

La votación fue presidida por la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, quien a su vez es la primera afroamericana en ese cargo. «Esta nominación ha sido confirmada», dijo Harris sonriendo, al tiempo que sonaban numerosos aplausos en el hemiciclo del Senado.

Al momento de la votación, Brown Jackson se encontraba con el presidente Joe Biden, según una imagen desde Casa Blanca, donde el presidente se encuentra abrazando a la ahora jueza del Supremo.

Con la confirmación, el alto foro de nueve miembros tendrá dos personas negras (Clarence Thomas y Brown Jackson), una latina -Sonia Sotomayor- y casi la mitad de los integrantes serán mujeres, porque junto a Sotomayor y Brown Jackson se encuentran Elena Kagan y Amy Coney Barret.

Brown Jackson logró la histórica confirmación por votación 53-47 en una votación del pleno del Senado de Estados Unidos. La  exjueza del Tribunal de Apelaciones de Washington, exjueza de distrito, y exintegrante de la comisión de guías de sentencia logró el voto de los republicanos Mitt Romney, Susan Collins y Lisa Murkowski.

El voto se dio luego de que el presidente de la comisión de lo jurídico del Senado, Dick Durbin, el líder de la mayoría Charles Schummer, así como del líder republicano Mitch McConnell, se expresaron respectivamente tanto a favor como en contra de la nominada.

“Votaremos para confirmar un talento legal de los que se ve una sola vez en una generación, una jueza con extraordinarias credenciales y experiencia de vida, y la primera mujer negra que servirá en el Tribunal Supremo de Estados Unidos: la jueza Ketanji Brown Jackson”, dijo Durbin, quien resaltaba que el voto lo realizan en un edificio histórico que fue parcialmente construido por esclavos.

 

 

“Es un día glorioso para Estados Unidos”, dijo Schummer, quien agregó que parte de su agenda es aumentar la diversidad en la judicatura federal.  “De los 58 jueces confirmados por este Senado, tres cuartas partes han sido mujeres, dos terceras son personas negras”.

“El Senado debería nombrar sólo a jueces que sigan el texto de la ley o de la Constitución”, dijo McConnell, quien entiende que Brown Jackson se desvía de esa filosofía de rol limitado.

Aunque Brown Jackson tiene el apoyo de grupos de fiscales, policías y hasta de algunos jueces nombrados por republicanos, según el presidente de la Comisión de lo Jurídico, la mayoría de los senadores republicanos le votaron en contra alegando, en parte, que el récord de la ahora jueza del Supremo demostraba que era “floja” al sentenciar a pedófilos, y porque entienden que entraría en interpretaciones judiciales distintas al texto de las leyes o la Constitución.

“El factor decisivo es que ella tomaría ventaja de los vacíos en las leyes, legislando desde la banca (del Supremo), cuando es la responsabilidad del Congreso aprobar leyes. Me parece que ella no estaría siguiendo la intención original de los autores de la Constitución, que es muy importante para mí, y es relativamente suave con el crimen…”, dijo anoche en parte el líder de la minoría en el comité de lo jurídico, Chuck Grassley.

En varias instancias esta semana diversas fuentes y legisladores dijeron que “tarde esta semana” se confirmaría a Brown Jackson, pero no fue hasta la noche del miércoles, casi la madrugada del jueves, que el líder de la mayoría Chuck Schummer, anunció que Brown Jackson bajaría a votación hoy, jueves.

 

 

El nombramiento no altera el balance ideológico del Tribunal Supremo, que es descrito como seis jueces de corte conservador y tres liberales.

Brown Jackson es la primera jueza al Supremo nombrada por Joe Biden, y es además la primera designada y confirmada por un presidente demócrata desde Sonia Sotomayor, en el 2009.

Las anteriores vacantes, incluso una bajo la presidencia de Barack Obama en la que los republicanos no le dieron vistas públicas, fueron llenadas por el presidente Donald Trump.

Brown Jackson asumiría el cargo cuando se haga efectiva la renuncia del aún juez Stephen Breyer este verano, cuando concluya el actual término, en el cual se esperan decisiones que pueden alterar derechos actualmente reconocidos como el aborto y armas.

También se espera que la actual composición del Supremo, aún sin Brown Jackson, decida sobre la legalidad de discriminar contra los puertorriqueños en el tema de las ayudas federales, esto por el caso de Vaello-Madero.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!