Decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico NOTICIAS

Intereses presentencia no tienen que solicitarse cuando se imponen honorarios de abogado por temeridad en casos de daños

Lo aclaró el Tribunal Supremo de Puerto Rico en una opinión mayoritaria emitida recientemente.

Nota de la editora: ¿quieres recibir estas reseñas de casos del Tribunal Supremo de Puerto Rico en tu correo-e? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico emitió una opinión mayoritaria en la que determinó que una parte victoriosa en un pleito no está obligada a solicitar de forma expresa la concesión del interés legal presentencia estatuido en la Regla 44.3 (b) de Procedimiento Civil.

Según el Supremo, tal omisión constituye un error de forma que puede ser corregido en cualquier momento.

Lee el caso aquí: González Ramos v. Pacheco Romero, 2022TSPR43.

El Tribunal Supremo recordó que, según la doctrina legal prevaleciente, para que proceda la imposición de los intereses presentencia o por temeridad hay que cumplir con dos requisitos.

Curso de interés – Conducta profesional: la relación abogado-cliente

Según el Supremo, primero, debe haber una determinación de temeridad, expresa o implícita, que obligue a la imposición de tal partida. Segundo, debe tratarse de una acción en cobro de dinero o por daños y perjuicios. Una vez se cumplen estos requisitos, la Regla 44.3 de Procedimiento Civil obliga al tribunal a conceder a la parte victoriosa el interés legal presentencia.

En este caso por daños y perjuicios, los demandantes alegaron que el Tribunal de Primera Instancia erró al no imponer honorarios de abogado e intereses presentencia a los demandados. Así, mediante sentencia, el Tribunal de Apelaciones resolvió que el error fue cometido y, en consecuencia, modificó la sentencia apelada. Sin embargo, solo ordenó el pago de honorarios de abogado.

Curso relacionado – Responsabilidad profesional en tiempos de emergencia

El Tribunal de Apelaciones hizo una determinación expresa de temeridad consistente en que los recurridos negaron los hechos esenciales de la demanda, así como toda negligencia y responsabilidad en el accidente que motivó la demanda, e incluso porque levantó la defensa de caso fortuito.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

“Como sabemos, la conducta de negar en la contestación de la demanda la negligencia a sabiendas de su frivolidad fue sancionada como temeraria por este Tribunal en Rodríguez Cancel v. A.E.E., aunque la responsabilidad fue aceptada posteriormente en el cauce judicial”, explicó en su opinión mayoritaria el Tribunal Supremo, escrita por el juez asociado Erick V. Kolthoff Caraballo.

Te puede interesar – Nuevos fundamentos de responsabilidad extracontractual: Código Civil 2020

Para el Supremo, se cumplió con ambos requisitos para que proceda la imposición de los intereses presentencia por temeridad.

“Según la jurisprudencia vigente en la materia, la sola determinación de temeridad hace imperativa la condena por honorarios de abogado e intereses presentencia cuando se trata de una acción por daños y perjuicios”, agregó Kolthoff Caraballo

“Por lo tanto, es ineludible para los recurridos cumplir con el deber de satisfacer los intereses por temeridad, a tenor con el cálculo correspondiente, aunque no hayan sido incluidos expresamente en la sentencia apelativa. Así como la concesión de honorarios de abogados hace implícita la determinación de temeridad, tal concesión unida a la determinación expresa de temeridad, hace imperativo el pago de los intereses presentencia”, explicó.

Curso de interés – Capitulaciones, sociedad legal de gananciales y otros regímenes económicos en el nuevo derecho de familia: Código Civil 2020

“En fin, conforme a la doctrina legal prevaleciente, concluimos que en este caso los intereses legales por temeridad o presentencia son parte de la sentencia por operación de ley y constituyen parte del mandato del tribunal apelativo sobre la sentencia emitida el 31 de enero de 2019. En consecuencia, los peticionarios pueden recobrar los intereses presentencia, aunque se haya omitido su expresión en la sentencia apelativa que hizo la correspondiente determinación de temeridad”, concluyó la opinión mayoritaria.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!