NOTICIAS

Vigilante ante la implementación de la Reforma de Servicio Público

La reforma cambiaría las estructuras organizacionales en las agencias, el reclutamiento de personal, la compensación y oportunidades de desarrollo profesional.

A principios de abril comenzó la implementación de la primera fase de la Reforma Administrativa de Servicio Público en el Departamento de Hacienda y en la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), y se espera que a partir de enero de 2023 las 65 agencias gubernamentales puedan insertarse en el proyecto.

La abogada sindical Yarlene Jiménez Rosario abundó durante una entrevista con Microjuris que, aunque no hay problemas con el concepto ni la teoría del proyecto, posiblemente en la práctica se observen unos enfrentamientos entre puestos.

“Prácticamente, la Reforma del Servicio Público lo que busca es crear, bajo el concepto del empleador único, un plan de clasificación que tiene que ir, obviamente, atado a un plan de retribución, que les aplique a todos los empleados del gobierno, específicamente aquellos que están bajo las agencias tradicionales, que les apliquen a todos por igual. Más que todo, también para facilitar, lo que tiene que ver con el concepto de movilidad, que le permite al gobierno transferir a un empleado de una agencia a otra sin que eso conlleve cambios, ni en la retribución que a ese empleado haya que reconocérsele ni cambio en su puesto ni funciones. Se busca la equivalencia de un puesto en todas sus funciones, y crear, bajo ese mismo esquema, una sola clasificación”, explicó la licenciada.

La reforma cambiaría las estructuras organizacionales en las agencias, el reclutamiento de personal, la compensación y oportunidades de desarrollo profesional. Actualmente, la Reforma Administrativa de Servicio Público impacta con un aumento de sueldo a unos 108 empleados de Hacienda y aproximadamente 48 de OGP, principalmente del componente fiscal.

“La realidad es que, en concepto, debo decir que está bien, así como en la teoría. Podemos ir viendo varias limitaciones en la práctica, y varias situaciones que acontezcan. Más que todo porque puede ser que haya un disloque entre unos puestos que han sido catalogados como no unionados, y puestos unionados que, aunque es el mismo tiempo, se le crearon escalas retribuidas distintas. En la práctica, cuando haya asuntos de movilidad, puede crear controversia. A lo que ha sido divulgado del plan de retribución, porque ahora mismo lo que se ha divulgado es el plan, pero para poder una evaluación responsable y detallada no contamos con las especificaciones de clase, especificaciones del puesto, y eso es esencial para poder decidir si el puesto realmente es un puesto equivalente al plan de forma correcta y que la retribución va atada con esas responsabilidades y funciones que tienen esos empleados”, abundó la jurista.

Los cambios son el producto de una nueva estructura organizativa que se realizó de forma individual en cada agencia, atemperando las funciones del personal a las necesidades reales del gobierno. Los cambios se enfocaron en áreas críticas como lo son las finanzas, contabilidad y tecnología.

Adelantó, además, el plan de clasificación estará en revisión constantemente debido a la complejidad de cada puesto, y aseguró que, actualmente, hay espacio para revisiones.

“Tiene que haber espacio para las revisiones, y sé, por la información que tengo, es que hay espacio para esas revisiones. Tiene que haber espacio porque todas estas funciones evolucionan y deben cambiar dependiendo de la agencia. También requeriría que bajo esas clases se creen subdivisiones. Debemos tener constantes divisiones”, dijo.

Cabe destacar que, los ajustes de clasificación y ajustes se están realizando de forma paralela entre los empleados gubernamentales, así como los de confianza. Ambos tendrán una hoja de tareas y salario asignado, según el gobierno.

“Si tú te dejas llevar por esas retribuciones y las comparas con las escalas retributivas, hay unos cuestionamientos que se pueden levantar sobre unos puestos, que se creería que por la complejidad del puesto, deberían estar en una escala mayor o tal vez en una escala menor en comparación con otro puesto”, sostuvo.

A su vez, la Oficina de Innovación y Servicios de Tecnología (PRITS, por sus siglas en inglés) está desarrollando una plataforma que centraliza y facilita el acceso a la solicitud de empleos de carrera en el gobierno.

“En la práctica podemos estar viendo unos enfrentamientos entre puestos debido a la complejidad y preparación académica, que podrían crear un disloque. Lo que tiene que ver con el plan de clasificación va a estar constantemente en revisión porque, aunque yo cree en el empleador único, un solo puesto, la realidad es que no puedo comparar un puesto técnico, con un oficinista en una agencia de servicios. Eso va a crear otra complejidad”, concluyó.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!