NOTICIAS

Reconoce que otros derechos están en peligro ante la revocación de Roe v. Wade

El licenciado Giancarlo Colberg Ferrer conversó con Microjuris sobre el efecto que puede tener la decisión en otros derechos que se han reconocido bajo la Enmienda 14 de la Constitución de Estados Unidos.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Por Valeria Alicea Guzmán

Tras la revocación de Roe v. Wade, el licenciado Giancarlo Colberg Ferrer expresó que otros derechos, que se han reconocido bajo la decimocuarta enmienda de la Constitución de Estados Unidos, podrían estar en peligro. 

Según el abogado, la decisión de Dobbs abre la puerta a que surjan pleitos que lleguen al Tribunal Supremo de Estados Unidos y que el alto foro judicial considere que de la enmienda no deben surgir derechos fundamentales. 

“¿Qué casos son estos? Tenemos el caso de los contraceptivos, que es el caso de Griswold; tenemos el caso de la sodomia, que es Lawrence v. Texas, y tenemos también el caso del derecho al matrimonio igualitario, Obergefell v. Hodges”, explicó. 

Colberg Ferrer indicó que, específicamente la opinión concurrente del juez Clarence Thomas, se fundamenta en que la Enmienda 14 es completamente procesal, que surge de una visión textualista.

“Incluso, hace referencia a que quienes redactaron la Constitución no estaban mirando el aborto como un derecho fundamental. Es esa misma visión de que la Constitución lo que dice es lo que es. Nada más. Que lo demás le toca a los estados o al Congreso”, sostuvo. 

Asimismo, el licenciado aseguró que “puede parecer el comienzo de una guerra” entre jueces conservadores y liberales.

“[Por un lado], dicen que los derechos fundamentales como el derecho al matrimonio, a la intimidad, etcétera, surgen de estas interpretaciones de que la decimocuarta enmienda protege a las personas de que un Estado les quite derechos que ellos interpretan que son fundamentales. Otros jueces dicen: ‘No,  eso no lo dice ahí. Ahí lo que dice es que no se le puede quitar a una persona textualmente la propiedad, la vida o la libertad sin debido proceso’. Eso es lo que alega este juez”, comentó. 

El panorama en Puerto Rico

Con relación al derecho al aborto en la isla, Colberg Ferrer resaltó que aún hay precedentes que lo permiten como es el caso de Pueblo v. Duarte. 

“Nuestra Constitución incluso sí reconoce el derecho a la intimidad por lo que para muchos es una señal de que los cimientos de la jurisprudencia local podrían estar en riesgo, pero en la práctica, el aborto en Puerto Rico sigue siendo legal. Eso es importante porque puede crear confusión”, afirmó.

Sin embargo, comentó que no le extrañaría que el Proyecto del Senado 693, que busca restringir el derecho al aborto, sea aprobado “bajo el argumento de que es mejor algo a nada”.

“No solo el Tribunal Supremo de los Estados Unidos está buscando eliminar o restringir derechos. Tenemos un movimiento bien grande en Puerto Rico de ultraconservadores y fundamentalistas buscando limitar y eliminar derechos. Aunque el Tribunal Supremo de Estados Unidos fue la base y fundamento para que se reconociera el matrimonio igualitario, de ahí se derivaron un sinnúmero de cosas. Nosotros pudimos adoptar gracias a eso, a los cambios que surgieron de eso”, agregó. 

El abogado también destacó que, en Puerto Rico, hay mucho trabajo por hacer con relación a los derechos humanos. 

“Para eso la gente tiene que activarse, tiene que conocer sus legisladores, tienen que ir al Capitolio a cabildear. Tenemos que movernos porque si no nos movemos esto puede parar en algo bien desagradable, en un mundo que no es igualitario”, puntualizó.