NOTICIAS

Juez Estrella había planteado necesidad de cambios a Reforma Laboral

Explicó que eran una barrera contra la equidad laboral para las mujeres.

Por Perla del Mar Rodríguez Fernández

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Cuatro de los cambios atendidos en la Ley 41 de 2022 –más conocida como la nueva reforma laboral– fueron señalados en la publicación Equidad laboral para la mujer. Reflexiones desde Puerto Rico”, escrita por el juez asociado del Tribunal Supremo de Puerto Rico (TSPR), Luis Estrella Martínez.

En su última publicación, el juez Estrella Martínez había señalado que la Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral, mejor conocida como la Reforma Laboral de 2017, era una barrera externa por acción contra el acceso a la justicia de las mujeres. Los cuatro cambios, que a palabras del juez Estrella Martínez significaban una barrera externa contra la equidad laboral de las mujeres, eran la reducción del periodo probatorio, el cambio en la presunción del despido injustificado, el aumento en la cantidad de horas de trabajo para acumular el bono de navidad y la forma en que se acumulaban las licencias de vacaciones y enfermedad.

En su publicación, el juez señaló que existía “una discusión entre la comunidad jurídica en torno a si dicha ley eliminó la presunción de que todo despido se considera injustificado o discriminatorio hasta que el patrono pruebe lo contrario”.

Por esto, el juez Estrella Martínez vislumbraba que próximamente el Tribunal Supremo de Puerto Rico iba a interpretar y contestar esa interrogante. Sin embargo, no fue necesario porque la nueva ley laboral atendió la pregunta. La Asamblea Legislativa y el Poder Ejecutiva atendieron el reto mediante legislación en la Ley Núm. 41 de 2022.

El juez Estrella Martínez advirtió desde 2020 que “se necesitan mayores controles internos para lidiar con la disparidad de fuerzas entre el sector de los patronos y los empleados al momento de aprobarse legislación y ser escuchados en los procesos deliberativos”.

Estrella Martínez no solo señaló estas medidas como barreras contra la equidad laboral. El Juez también sostuvo que la Rama Judicial está rodeada de barreras económicas que entorpecen su capacidad para proveer acceso a la justicia, particularmente a las mujeres.

“Entre estas, se destacan los costos de litigación tales como, pero sin limitarse a, contratar representación legal, los aranceles de radicación y los costos del descubrimiento de prueba. En términos procesales existen barreras peligrosas como [la] desestimación mecánica de causas de acción [de parte de] los operadores del derecho que lo aplican con un rigorismo excesivo abusivo”, explicó el juez Estrella Martínez.

Estrella Martínez explicó que la Rama Ejecutiva tampoco está exenta de barreras que dificultan el que obreros y obreras tengan acceso a la justicia. La más nueva de ellas, a palabras del letrado, es el poder que delegó el Congreso de Estados Unidos a la Junta de Supervisión y Administración Financiera (JSAF) para que revise cualquier orden ejecutiva, reglamento u orden administrativa de las agencias del gobierno.

Además, el juez Estrella Martínez señaló que, dada la naturaleza de la relación política de Puerto Rico con los Estados Unidos, en nuestra jurisdicción no podemos beneficiaros automáticamente de múltiples garantías internacionales en el ámbito laboral debido a que Estados Unidos no ha firmado o ratificado los acuerdos.

Las recomendaciones que siguen sobre la mesa

El juez Estrella Martínez recomendó una serie de medidas para lograr la equidad laboral de las mujeres, entre las que se encuentra promover una mayor codificación y simplificación de las leyes, ya que a diferencia de otras jurisdicciones, en Puerto Rico no contamos con un Código Laboral que integre las normas laborales.

Estrella Martínez señaló que la falta de un código y la multiplicidad de leyes laborales especiales emitidas por cuerpos de los Estados Unidos y Puerto Rico –si bien afecta tanto al patrono, como a la comunidad jurídica en general– la clase obrera es la más afectada por encontrarse con menos herramientas para lidiar con muchas de las barreras discutidas.

Por tanto, a palabras del jurista, uno de los retos principales es simplificar el derecho.

El juez Estrella Martínez sostuvo que “una ley más comprensible con frecuencia es más accesible para la gente común”.

Las personas que participan de la confección de la política pública tienen tarea en las páginas 44 a la 50 de la publicación “Equidad laboral para la mujer. Reflexiones desde Puerto Rico”.

Decía el juez Estrella Martínez que cuando visualicemos “el trabajo como una actividad ligada al resto de la vida del ser humano, lograremos un mejor reconocimiento de los derechos de la mujer trabajadora”.

Por tanto, explicaba el juez, “la igualdad real que encara el postulado de acceso a la justicia y una visión que no vea desligadas las garantías individuales constitucionales de las normas estatutarias, son vitales para que esos pilares no tambaleen ante intereses privados particulares que no necesariamente tienen como norte el interés público y la justicia social”.

Ahora queda ver cómo nuestro Tribunal Supremo resuelve las nuevas controversias que surjan a partir de la nueva legislación y si considera en su análisis la equidad laboral para las mujeres.

Sobre la autora: Perla del Mar es estudiante de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. Posee un bachillerato en periodismo y una maestría en relaciones públicas.