NOTICIAS

Originalismo en las nuevas decisiones de peso del Supremo federal

El profesor de derecho constitucional Jorge Farinacci Fernós y el abogado José Bagué analizan la derogación de la Ley de armas de Nueva York y la revocación de Roe v. Wade.

Por Daniel Rivera Vargas

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en los tribunales de Puerto Rico? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Las decisiones más impactantes del Tribunal Supremo de Estados Unidos, de la pasada semana, la que deroga una Ley de armas de Nueva York y la que revoca el derecho federal al aborto, tienen como base común que ambas decisiones se enmarcan en el originalismo.

Aunque una forma de explicar el originalismo es la filosofía legal que urge a que las leyes y la Constitución se interpreten conforme al tiempo en que fueron escritas, para el profesor de derecho constitucional Jorge Farinacci Fernós, la realidad es que hay muchos originalismo, y eso no es bueno.

“Hay diferentes tipos de originalismo, y precisamente porque hay diferentes tipos de originalismo es que se presta para una aplicación arbitraria, en una es una forma y en otras otra. El originalismo es deshonesto intelectualmente”, sostuvo el catedrático.

“Cuando tu notas, vez que es un popurrí de originalismo, casi Frankestein, incoherente, pero le permite llegar a unas conclusiones para revertir la sociedad norteamericana del siglo 19, la disidente plantea, cómo se debe cuestionar, como dice Thurgood Marshall, que se usa tanto “the people, the people,  the people”, porque así lo dice la Constitución, pero en el siglo 18 los que redactaron la Constitución eran los hombres blancos, y ricos, aquí ni había mujeres”, expresó el letrado.

Como ejemplo de las inconsistencias en el originalismo, dijo que, por ejemplo, en el análisis del caso de la Ley de armas de Nueva York, revocando la ley, critica a los peticionarios y disidentes porque buscaron fuentes del siglo 17, 1600 y 1400 para establecer que desde temprano había restricciones a las armas. ”La mayoría dice que eso es demasiado ‘ancient’, pero sin embargo en la opinión de hoy se menciona que en el siglo 14 se prohibía el aborto. ¿Si el siglo 14 no era bueno para las armas, si lo era para el aborto? No hay consistencia”, expresó.

Farinacci Fernós dijo que Estados Unidos “está viviendo en una sociedad decimonónica porque se basa en una Constitución decimonónica. Deben de pensar en hacer otra… en escribir otra (Constitución). Ahora mismo estamos en 1870, se fue la separación de iglesia y estado, armas por todos lados, la intimidad no existe, los derechos de Miranda cogieron un cantazo ayer (se limitan las demandas contra policías por violaciones Miranda). Es una reversión sería, el originalismo ideológico, porque esto no es metodológico, es que cuando eres conservador te gusta más el pasado que el presente, así que buscan conclusiones en el presente que te asemeje al pasado».

Mientras, el abogado conservador José Bagué, dijo que el método del originalismo busca dar sentido a las palabras de la Constitución, y de las leyes.

“Ya tenemos que apartarnos de la idea de buscar en nuestra propia imagen o nuestra propia ideología y creencia dentro de unas palabras que no tienen nada que ver con eso. Es una tendencia humana, por así decirlo, cuando la gente lee las leyes, los documentos, la biblia, lo que sea, pero hay un método para leer las cosas, y cuál es el sentido que quiso el autor cuando puso esas palabras”, dijo Bagué.

Aseguró que cuando uno lee la Constitución de Estados Unidos no va a ver en ningún lado un derecho al aborto, y en el derecho común no había un derecho al aborto. “Por tanto, no se debería mirar hacia la Constitución e inventar un derecho donde no lo hay. Y ese fue el problema», aseguró.

En el caso de las armas también hubo una mirada originalista, dijo Bagué  enfocado en que mientras una enmienda de la Constitución textualmente permite que los ciudadanos tengan armas, un estado pueda prohibir su uso, esto salvo casos muy particulares como personas con antecedentes penales.

«Creo que el tribunal seguirá asumiendo decisiones y aplicando el método de originalismo», concluyó el abogado, integrante del Federal Society.