NOTICIAS

Resaltan necesidad de métodos de prevención ante casos de violencia doméstica

La licenciada Desirée Rivera González dialogó con Microjuris sobre la importancia de buscar remedios para educar y prevenir ante los casos de violencia doméstica.

Por Valeria Alicea Guzmán 

Aunque aseguró que es importante que el gobierno incremente los recursos para manejar  casos de violencia doméstica, la licenciada Desirée Rivera González resaltó la necesidad de que se provean herramientas con un enfoque en la prevención. 

Según la abogada, la creación de política pública debería ser una reacción a lo que acontece en la sociedad. Explicó que, por ejemplo, “en los últimos años, el gobierno ha incrementado las penas. Ha incrementado los recursos para manejar el asunto de la Ley 54, como la creación de las salas especializadas en los casos de violencia doméstica”. 

Sin embargo, indicó que la forma en que el Estado trata de persuadir a las personas para que no incurran en conductas delictivas no necesariamente reduce este tipo de conductas. 

“Hemos visto el incremento en la radicación de casos, hemos visto el incremento de las órdenes de protección. A mi juicio, el enfoque debe ser uno de educar y de prevenir este tipo de conducta en el hogar. Trabajar en cómo yo puedo evitar que estas situaciones se den”, aclaró la licenciada, quien laboró en la Sociedad para Asistencia Legal (SAL). 

Rivera González mencionó que, a base de los casos que atiende, muchas situaciones de violencia doméstica están relacionadas con la falta de acceso a la información, problemas de salud mental o el uso y abuso del alcohol y sustancias controladas. Además, reconoció que son personas con conductas recurrentes. 

Por tanto, considera que es necesario investigar el perfil de las personas que cometen estos delitos para brindar herramientas de prevención que le permitan al Estado actuar antes de que ocurran los actos violentos.  

“No es que piense que los casos deben pasar por desapercibidos y que la persona no necesita un castigo. Yo lo que pienso es que hay que ver qué alternativas tenemos para prevenir que esas situaciones no ocurran y no esperar a que ocurran para darle un remedio a la persona. […] La educación pudiese tener un efecto más disuasivo que la pena”, añadió.

La prevención es parte de los medios que establece la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica, mejor conocida como la Ley 54, como instrumento para combatir la violencia doméstica. 

Desde la creación de la ley, según Rivera González, el gobierno ha redirigido los esfuerzos aumentando las penas como un remedio para atender la violencia doméstica en sus múltiples modalidades.

Por otro lado, comentó que la educación no debe ser solo una herramienta para la prevención, sino también para instruir sobre el alcance de la ley. 

Contó que en ocasiones las personas desconocen que los remedios que provee la ley, como la orden de protección, es un mecanismo que aplica en cualquier relación de pareja, incluso exparejas.  

“Los remedios que establece la Ley 54 no son solo para parejas de hecho, para parejas legalmente casadas o para novios que al momento en que sucede el alegado suceso pueden solicitar este remedio. La ley tampoco establece un límite de tiempo”, dijo. 

De igual forma, aseguró que es indispensable que las personas conozcan sobre las modalidades de maltrato que la ley tipifica como delito. 

“La Ley 54 contempla el maltrato físico, que de hecho, el maltrato físico puede ser cualquier tipo de contacto no deseado por la otra parte que haya incurrido la otra parte con la intención de hacer daño. Es decir, no necesariamente tiene que haber una agresión fuerte, no tiene que haber sangre ni moretones para que se configure el delito de maltrato físico que contempla la Ley 54”, explicó.  

Además, detalló que las personas deben saber que también la legislación contempla el maltrato psicológico, “que debe haber un patrón de conductas en menosprecio de la otra parte”. “También, el maltrato bajo amenaza, que es cuando una persona dirige una amenaza en contra de su pareja”, añadió. 

La licenciada Rivera González reiteró la necesidad de evaluar el perfil de la población y la política pública con relación a los casos de violencia doméstica. 

“[En un principio], la ley respondió a una necesidad que había en ese momento, pero quizás ahora la necesidad es otra”, puntualizó.