NOTICIAS

Si convives, ¿puedes heredar?

Las licenciadas Keila Diaz Morales y Norma Rivera Rivera te aclaran algunas de tus dudas.

Por Valeria Alicea Guzmán

Existen muchos mitos relacionados con los derechos de las parejas que conviven. Muchas personas piensan que la pareja puede heredar sin estar casadas y casados legalmente. 

La realidad es que la pareja que convive sin casarse no heredaría. 

La licenciada Keila Díaz Morales explicó que quien puede heredar es la persona viuda que estaba casada legalmente con la persona que falleció. «Si solo convivían, la persona que sobrevive solo heredará si la persona que falleció hizo testamento y la incluyó». 

Según la abogada, muchas personas creen que por convivir por una cierta cantidad de años la relación se trata como un matrimonio. 

Ahora bien, quizás te preguntarás cuáles son las opciones que tienes si convives con tu pareja y quieres que herede. Para que tu pareja herede tienes dos alternativas:

1. Casarte

«El matrimonio es un contrato civil entre dos personas naturales que requiere que cumplan con las leyes y que si están casadas entre sí van a tener unos derechos y unos deberes y que solo se puede disolver con los mecanismos que ofrece la ley», explicó, por su parte, la licenciada Norma Rivera Rivera

Para que una pareja pueda casarse legalmente, Rivera Rivera compartió que debe cumplir con los siguientes requisitos:

«Ser mayor de 18 años. Si eres menor de edad, tiene que ser con el permiso de los padres, madre o persona tutora ante el tribunal. Debe tener la capacidad para consentir y no tener un impedimento legal». 

También Rivera Rivera detalló que, si es la persona tutora, no puede casarse con la persona. «No se pueden casar familiares biológicos o adoptados, ascendientes y descendientes, que ahí se incluyen los padres, hijos, tíos, sobrinos, hasta el tercer grado. Tampoco se pueden casar personas convictas por dar muerte o ser cómplice de la muerte de un esposo o esposa». 

La abogada Rivera Rivera resaltó que en muchos casos las personas conviven sabiendo que la otra persona está casada legalmente y no se ha divorciado por «x o y razón». 

«Esto es otro problema porque si estás conviviendo con una persona que está casada legalmente y no se ha separado formalmente a través del divorcio, eso complica la situación a la hora de la persona fallecer. Quien va a heredar es la expareja, la viuda legalmente», aclaró. 

Ojo. Si tienen capitulaciones matrimoniales no importa. La persona viuda va a heredar un bien privativo de la persona que falleció, indicó la licenciada.

2. Hacer un testamento

Si no quieres casarte y quieres heredar de tu pareja, pues tu pareja de manera voluntaria y libre pueden hacer testamento.

¿Qué es un testamento? Un testamento, según Rivera Rivera, es un documento que refleja la última voluntad de la persona testadora, que contiene como quiere que se distribuya y se divida la  herencia cuando fallezca. 

«Si no se hace testamento es bien complicado y cuesta arriba. Ahora mismo, tenemos dos tipos de herencia. Está la testada y la intestada. La testada es cuando hay un testamento de la persona que falleció. La intestada es que la persona no dejó testamento cuando falleció», comentó.  

En caso de que la persona no otorgue testamento, va a aplicar la ley vigente. «La ley vigente no me habla de concubinato, la ley vigente habla del viudo que es quien se casó legalmente», mencionó Rivera Rivera.

¿Por qué es importante abordar el tema de la herencia?

La licenciada Díaz Morales aseguró que el tema de herencias en las parejas y de cuánto quieren protegerse o no mutuamente es un asunto muy importante a considerar al momento de decidir hacia dónde va la relación.

«Una muerte puede ocurrir de forma repentina, aun en salud y juventud, y es triste que quien sobreviva quede sin recibir nada. Si hay hijes de por medio, puede ser hasta motivo de conflicto en la familia», agregó. 

¿Qué le recomiendas a una pareja que está considerando abordar el tema?

«Que se compartan este artículo, que se eduquen sobre el tema, que se den espacio para analizarlo y que lo conversen como un acto de amor y responsabilidad. Si desean protegerse al máximo, es una buena razón para casarse. Si no creen en casarse, que hagan su testamento, aunque sea ológrafo», aconsejó Díaz Morales.