NOTICIAS

Cambios en permisos para iglesias e instituciones eclesiásticas

No se exigirá la instalación de rociadores automáticos contra incendios.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en la legislatura? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

Al cierre de la sexta sesión ordinaria, la Legislatura dio paso a enmiendas a la Ley Núm. 161-2009, según enmendada, conocida como Ley para la Reforma del Proceso de Permisos de Puerto Rico a fin de exceptuar del cumplimiento de instalación de sistemas de rociadores automáticos contra incendio a las estructuras y edificaciones de las iglesias e instituciones eclesiales.

El Proyecto del Senado 158, radicada por petición, establece que a estas instituciones se les requerirá solamente alarmas de fuego, detector de humos y extinguidores para las áreas designadas por personal cualificado.

Además, establece que la Oficina de Gerencia de Permisos, el Negociado del Cuerpo de Bomberos y otros, revisarán, enmendarán o derogarán sus reglamentos administrativos, órdenes administrativas, memorandos para instituir nuevos procedimientos, políticas y formularios de permisos para cumplir con este nuevo requisito.

Lee la medida aquí.

La medida fue endosada por el Departamento de Seguridad Pública, quienes expusieron que a las iglesias existentes previo al 2009 no se les exigía la instalación de un sistema de rociadores automáticos contra incendios.

En su lugar, su fiscalización se lleva a cabo bajo los preceptos del Capítulo 11 del IFC-2018, que versa sobre «Requerimientos de Construcción para Edificios Existentes». No obstante, los edificios e instalaciones que cambien su uso de manera significativa con posterioridad a la adopción del IFC-2018, sí pudiese considerarse como una nueva edificación, por lo cual aplicaran los requisitos plasmados en el IFC-2018.

La medida plantea que la Ley Núm. 161-2009 no tomó en consideración la peculiaridad constitucional de las iglesias e instituciones eclesiales al exigir medidas de seguridad adicionales que podrían afectar substancialmente el ejercicio colectivo de la libertad religiosa, sobre todo de las iglesias e instituciones eclesiales pobres. De igual forma, se asegura que con estas enmiendas no se pone en peligro la seguridad de los ciudadanos que ejerzan su derecho a la libertad religiosa ya que se han identificado medidas preventivas menos onerosas que los sistemas de rociadores automáticos.

El Proyecto del Senado 158 fue aprobado con un informe positivo de la Comisión de Desarrollo Económico, Servicios Esenciales y Asuntos del Consumidor del Senado de Puerto Rico y en votación por descargue en la Cámara de Representantes.

El proyecto de ley pasa ahora a la consideración del gobernador Pedro Pierluisi.

%d