Decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico

Supremo resuelve que son parte indispensable en la acción de impugnación de paternidad los menores cuya impugnación de paternidad se solicita

Partes: Héctor Luis Bonilla Ramos, Recurrido v. Jean Annette Dávila Medina, Demandada Apelada; Procuradora de Asuntos de la Familia en Representación del Menor H.J.B.D., Peticionario

Este caso trata sobre derecho de familia y el requisito de emplazar al menor en acción de Impugnación de paternidad.

«Nos toca resolver si en una acción de impugnación de paternidad el menor cuya paternidad se impugna es parte indispensable.  En este caso, no se demandó al menor dentro del término de caducidad de seis meses dispuesto en la Ley 215 de 29 de diciembre de 2009, Ley para enmendar los artículos 113-117 del Código Civil, 31 L.P.R.A. secs. 461-465 (Ley 215). «

«Recapitulando, el menor cuya impugnación de filiación se solicita es parte indispensable en dicha acción.  En atención a ello deberá ser incluido en el pleito y, de ser mayor de catorce años, emplazado dentro del término de caducidad dispuesto en ley para instar la acción.  Esto es así dado las  importantes consecuencias que tiene la filiación sobre el estado civil de las personas y que, por tanto, un cambio en la misma no puede estar sujeto a la voluntad de quien impugna.  Si bien es cierto que las personas tienen el derecho a conocer su realidad biológica, la figura de la filiación procura otros fines más allá de reconocer el hecho biológico de la procreación.  En ese sentido, el Estado tiene un interés incuestionable en procurar la estabilidad del estado civil de las personas.»

«De esta manera, y siendo el estado civil del menor cuya paternidad se impugna el que se vería afectado, no albergamos dudas de que éste es parte indispensable en una acción de impugnación.  Al incluírsele en el pleito el menor podrá, a través de quien ostenta la capacidad de representarle o mediante un defensor judicial nombrado por el tribunal, proteger sus intereses.»

Lea el documento completo [2012TSPR93]

Los abogados de la Oficina del Procurador General fueron la Lcda. Irene Soroeta Kodesh, Procuradora General, y la Lcda. Michelle Camacho Nieves, Procuradora General Auxiliar. El abogado de la parte recurrida fue el Lcdo. Domingo Bonilla Ozoria.

A %d blogueros les gusta esto: