Ley de Puerto Rico

Jóvenes deberán tomar curso sobre el uso y abuso de drogas y alcohol para obtener una licencia de conducir

Enmienda la Ley de Vehículos y Tránsito, Art. 6.03. Impone como requisito para obtener una licencia de conducir, el haber tomado un curso de no menos de tres horas en torno al uso y abuso de sustancias controladas y el alcoholismo, que se ofrecerá en el DTOP y en las escuelas públicas. Dispone que las escuelas deban expedir un certificado que acredite la participación de los estudiantes que tomaron el curso requerido.

«Esta medida tiene como finalidad requerir que toda persona que solicita la expedición de una licencia de conducir demuestre que ha tomado un curso de por los menos una hora de duración relacionado con el uso y abuso de sustancias controladas y alcohol.  De esta forma nos aseguramos que nuestros conductores están conscientes de las consecuencias de manejar un vehículo de motor bajo la influencia de drogas o alcohol.  En caso de ocurrir un accidente, la edad del conductor no debe ser un criterio para mitigar la responsabilidad de éste por las consecuencias de sus actos», reza su exposición de motivos.

Lee la Ley completa: Ley Núm. 116-2012 del 13 de junio de 2012

«Nuestra Isla experimenta un serio problema de menores que ingieren bebidas alcohólicas y hacen uso de sustancias controladas sin estar conscientes de las consecuencias de sus actos.  Estudios realizados reflejan que el primer contacto de los menores con las bebidas alcohólicas ocurre en los hogares y que son los padres o familiares los que inician a éstos en el uso de bebidas alcohólicas.

Otro problema que experimentamos es el alto consumo de sustancias controladas por parte de nuestros jóvenes.  Esto a su vez, genera otros males sociales que afectan a toda la población en general y que repercuten en la alta incidencia criminal que azota a nuestro país.  Es necesario que busquemos alternativas para atacar estos males y crear conciencia en nuestra población en cuanto a los efectos nocivos del uso y abuso de sustancias controladas, así como de bebidas alcohólicas.

En Puerto Rico son alarmantes las cifras sobre consumo de alcohol por parte de los menores de edad.  En una consulta juvenil llevada a cabo por ASSMCA se encontró que el 54.9% de los estudiantes en los grados del séptimo al duodécimo grado ingerían alrededor de cinco tragos en una hora.  Otro dato importante de este estudio es que el 53.2% de los estudiantes de quinto y sexto grado informaron haber tomado bebidas alcohólicas con sus padres», concluye.

A %d blogueros les gusta esto: