Ley de Puerto Rico

Aportación especial de 1.5% en contratos servicios profesionales y consultivos del gobierno

Establece una aportación especial por servicios profesionales y consultivos de 1.5% del importe total de todo contrato gubernamental que se otorgue en las Ramas Ejecutiva y Judicial, cuyo recaudo será destinado al Fondo General. Enmienda la Ley de Juegos de Azar. Aumenta la proporción de máquinas tragamonedas en los casinos y reestructura la distribución de las ganancias a partir del año fiscal 2013-14. Dispone que la Compañía de Turismo podrá autorizar la operación de máquinas tragamonedas en salas de juego ubicadas en aeropuertos y puertos.

El Estado Libre Asociado de Puerto Rico se enfrenta a una crisis fiscal sin precedentes en su historia. El crecimiento económico en nuestra isla se ha desacelerado como consecuencia de una política fiscal desacertada. La crisis económica del País se ha reflejado en las finanzas del Gobierno creando una necesidad apremiante de allegar fondos al fisco de la manera más sensible posible. Como bien ya se ha expresado anteriormente, la recuperación económica que fue bandera de una campaña política era ficticia  puesto que para el Año Fiscal que termina el 30 de junio de 2013 se estima un déficit fiscal estructural de aproximadamente $2,157 millones, el cual la presente administración ha mitigado tomando las medidas necesarias.  Como si fuera poco, la pasada administración aprobó una reforma contributiva insostenible dentro del contexto deficitario y de contracción económica del País. Esta difícil situación resultó en una degradación de los bonos de obligación general a principios de año y colocó el crédito de Puerto Rico a un nivel anterior al de inversiones especulativas (“non-investment grade” o “junk bonds”).

 Llega un momento en el desarrollo de los pueblos en que las aspiraciones individuales deben ceder a la concretización de las metas comunes, cuando la sociedad debe evolucionar y comenzar a definir necesidades colectivas que resultan indispensables para la mejor calidad de vida de sus miembros. Es en ese instante donde comprendemos como comunidad, las trivialidades de nuestras aparentes irreconciliables diferencias y empezamos a formar un camino firme y solidario hacia nuestro destino.

La misión del Estado en la sociedad moderna es garantizarle a sus constituyentes el más alto grado de calidad de vida posible. Aspectos como la vivienda, la salud, la seguridad, la educación y el empleo, entre otros, son pilares esenciales para alcanzar esta meta, ya que impactan todas las facetas del ciudadano, desde la individual, la familiar y la profesional.

A %d blogueros les gusta esto: