Atención patrono: protocolo de violencia doméstica en el empleo

Un estudio del United States Women’s Bureau refleja que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de ser atacadas por su pareja o ex pareja en el centro de trabajo y que en los casos de asesinatos perpetrados en centros de trabajo el 17% de los agresores eran la pareja o ex pareja de la víctima. Algunos estudios demuestran que el 96% de las víctimas de violencia doméstica tiene la experiencia de que su habilidad para realizar su trabajo desciende debido al maltrato que reciben de su pareja. En Estados Unidos entre el 35% y el 56% de las mujeres víctimas de violencia doméstica son hostigadas en el trabajo por la persona que la maltrata; entre el 55% y el 85% tuvieron ausencias en sus trabajos y entre el 24% al 52% perdieron su empleo debido al maltrato.

Atención patrono: protocolo de violencia doméstica en el empleoEn reconocimiento a la necesidad de promover la política pública de cero tolerancia ante la violencia doméstica, el Gobierno de Puerto Rico, mediante la Ley 217 del 2006, impone a todo patrono la responsabilidad de establecer un Protocolo para Manejar Situaciones de Violencia Doméstica en lugares de trabajo o empleo, y así proveer uniformidad a las medidas y al procedimiento a seguir cuando una empleada o empleado es víctima de violencia doméstica.

La violencia doméstica constituye un grave problema social en Puerto Rico que no sólo afecta a las víctimas y sus ejecutores, sino que incide negativamente en el entorno familiar, comunitario y laboral donde sus protagonistas se desenvuelven. Las manifestaciones y efectos de la violencia entre parejas trascienden el espacio privado del hogar. Anualmente ocurren decenas de actos de violencia doméstica en los espacios de trabajo. Durante el período de enero de 2002 y agosto de 2004, se reportaron 526 incidentes de violencia doméstica que sucedieron en el área de trabajo según los datos de la División de Estadísticas de la Policía de Puerto Rico. Algunas estadísticas señalan que del total de mujeres que son maltratadas en el trabajo, el 74% son acosadas por sus esposos y novios.

Al año 2008, se habían reportado a la Policía de Puerto Rico 17,671 incidentes de violencia doméstica en Puerto Rico. En 16,499 de estos incidentes, las víctimas fueron personas entre las edades de 18 a 54 años. 24 de estos incidentes ocurrieron en el lugar de trabajo de las víctimas; 878 en las vías públicas; 71 en áreas recreativas y 7 en centros de estudio.

Estos eventos incluyen, entre otros, perseguir la persona en los alrededores del área de trabajo, acecharla con su presencia en lugares cercanos, mediante llamadas telefónicas, comunicaciones por fax, correo electrónico o cartas, así como agresiones al momento de salir o antes de entrar al trabajo. Este acoso ocasiona que el 56% de ellas tenga graves problemas de tardanzas y el 28% salga temprano del trabajo con mucha frecuencia. En ocasiones la persona que incurre en actos de violencia doméstica impide que su víctima trabaje para así poder mantener más control sobre ella. Los actos de violencia doméstica pueden llegar a ser mortales y representan un peligro no sólo para la persona agredida, sino también para las otras personas que trabajan en el mismo espacio.

Entre los distintos renglones que el patrono puede incluir en el Protocolo de Violencia se encuentran:

  • Procedimiento para atender cualquier situación de violencia doméstica que enfrenten sus supervisado/as.
  • Un plan de acción y seguridad general que luego puede afinarse de acuerdo a las necesidades de la víctima.
  • Orientación sobre las licencias que podría utilizar y los posibles arreglos en el trabajo que propendan a la seguridad.

Es importante que se trabaje para proveer un ambiente de privacidad y confidencialidad en el que la persona afectada cómoda de compartir su situación privada. Luego de ello, debe firmarse un acuerdo de confidencialidad. Si existiera una orden de protección, esta debe entregársele al personal de seguridad. Toda acción que se tome respecto a cada caso, debe contar con el consentimiento de la víctima.

A %d blogueros les gusta esto: