Acoso laboral en «Disclosure»

Disclosure (1994)

Fotograma: Disclosure (1994)

Sexual harassment is about power. When did I have the power? When?
—Tom Sanders (Michael Douglas)

El protagonista de la película Tom Sanders, interpretado por Michael Douglas, es un hombre de familia que trabaja para una empresa de tecnologías emergentes en Seattle, Washington. Mientras va de camino al trabajo un lunes por la mañana, como iría en cualquier otro día normal. Él anticipa que su compañía, DigiCom, va a ser comprada por una empresa más grande, negocio que aumentaría sus propias acciones de DigiCom y por lo tanto, le daría una promoción a vicepresidente del nuevo conglomerado. Lo que ocurre es totalmente lo contrario. Sanders llega al trabajo y en una movida sorpresiva la división a la cual pertenece pone en peligro la toma de posesión de DigiCom. No sólo eso, sino que la posición de vicepresidente que buscaba Sanders se la dan a su ex novia, Meredith Johnson, interpretada por Demi Moore, a quien Tom no ha visto en más de 10 años.

Luego de esta mala ronda de la fortuna, Sanders se reporta después de sus horas de trabajo para una reunión con su nueva jefa, sólo para ser víctima de sus avances sexuales. Meredith lo seduce y Sanders cae por su juego pero no se deja seducir del todo. La próxima mañana Sanders se entera que Meredith ha presentado una queja de acoso sexual en su contra. Esta película trata de poner en perspectiva, un tanto anticuada y fechada, el lado del hombre cuando él es la víctima. Según la película, las agresiones sexuales de Meredith no sólo ponen en riesgo su “hombría”, sino su posición en la compañía. Cuando Sanders contrata a la abogada reconocida Catherine Álvarez (Roma Maffia), para defenderlo, sale a la luz la posibilidad de que estas demandas por parte de Meredith son parte de un plan más complejo para sabotear la vida profesional de Sanders.

Curso en línea de interésAcoso laboral y sus consecuencias legales

La película fue recibida por los críticos con opiniones mixtas. Algunos la criticaron por ser simplemente una puerta abierta para escenas sexuales y por ser una adaptación pobre de una novela ya de por sí, sexista y mediocre. Pero por otra parte, otros opinaron que la película es un buen drama legal con actuaciones excelentes. Independientemente de la crítica, lo cierto es que la película fue un éxito comercial, que generó un ingreso mundial de $214 millones contra un presupuesto de $55 millones que tomó su producción.

por Héctor Meléndez Franco

 

A %d blogueros les gusta esto: