Decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico

Tribunal Supremo identifica excepción en pleitos de expropiación forzosa a la inversa

Tribunal Supremo identifica excepción en pleitos de expropiación forzosa a la inversaDescargar el documento: Demetrio Amador Roberts v. E.L.A de Puerto Rico

El 30 de agosto de 2005 el Sr. Amador Roberts, junto con otras cuatro (4) personas, presentó una demanda de expropiación forzosa a la inversa y daños a la propiedad contra el Estado. Alegó que el Estado, a través de un contratista privado, colocó un tubo de desagüe pluvial en su propiedad, de 14.5 cuerdas de terreno, sin haberle notificado y sin haber recibido autorización por parte de éste. Alegó que dicha tubería produce inundaciones en su terreno y solicitó el pago de $1.5 millones por concepto de daños. El Estado alegó que el pleito debía delimitase a los daños causados en la franja de terreno en donde se encuentra el tubo fluvial. Los demandantes alegan que se debe compensar por los daños causados a toda la finca, ya que las aguas inhabilitan la totalidad de la propiedad.

El 26 de febrero de 2010, el Estado presentó una solicitud formal de expropiación forzosa para adquirir la franja de terreno en donde se encontraba el desagüe fluvial. Mediante una moción del 3 de marzo de 2010, solicitó la desestimación del pleito alegando que éste era académico. El Tribunal de Instancia denegó dicha solicitud porque faltaba dilucidar si se le causó daños a toda la propiedad. El Estado acudió al Tribunal de Apelaciones y éste revocó la determinación del tribunal inferior. Esbozó que el pleito es académico por estar delimitado a la franja de terreno y porque el Estado solicitó la expropiación forzosa de dicha parte del terreno.

El 14 de julio de 2014, a través de una opinión de la Hon. Anabelle Rodríguez Rodríguez, el Tribunal Supremo de Puerto Rico reiteró que una acción de expropiación forzosa a la inversa puede tornarse académica si el Estado decide expropiar la propiedad en controversia y pagar una justa compensación, según lo expresado en Pamel Corp. v. E.L.A., 124 D.P.R. 853 (1989). Pero en dicho caso, a diferencia del actual, no estaba en controversia la parte del terreno en cual procede la expropiación y en cuales partes del terreno se produjo daños.

El Tribunal Supremo manifestó que existe una excepción: cuando alguna controversia no queda resuelta con la acción de expropiación y justa compensación del Estado, el pleito no es académico y no procede la desestimación. En el presente caso, la expropiación del Estado sólo eliminó la controversia sobre una parte del terreno. Todavía sigue viva la posibilidad de una compensación por daños ante la alegada afectación de la totalidad del terreno. Se devuelve el caso al Tribunal de Instancia para que continúen los procedimientos.

El Tribunal Supremo expresó que a pesar que la sala con competencia para atender el presente caso es la sala especializada de expropiaciones de San Juan, consolidar el presente caso atentaría contra un juicio rápido, justo y económico, pues el mismo se encuentra en la etapa de juicio en su fondo. Esto se dictaminó a modo de excepción también.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: