Comienzan fotomultas en Puerto Rico, experiencias en otras jurisdicciones

Entre controversias, cuestionamientos y desinformación comienza a utilizarse hoy el sistema de fotomultas mediante el cual se emitirán boletos de tránsito a todo vehículo que transite fuera de la velocidad permitida por algunas de las tres intersecciones con cámaras de seguridad.

FotomultasAunque ya se conoce la localización de las tres cámaras, aún no se ha emitido información oficial sobre cómo funcionará el sistema [actualizado]. Es por ello que en la tarde de ayer, el presidente de la Comisión de Asuntos al Consumidor y Prácticas Anti Monopolísticas de la Cámara de Representantes, Nelson Torres Yordán, exigió que se detuviera la implantación del proyecto y que en su lugar, se expidieran boletos de cortesía a los ciudadanos por 30 días para que los conductores se familiaricen con el sistema. Torres Yordán también radicó la Resolución de la Cámara 1010 para que se investigue todo lo relacionado al funcionamiento del sistema.

Las cámaras están localizadas en:

  • [CONDADO] Intersección de los puentes El Condado y Dos Hermanos
  • [AVE. PIÑERO] Confluencia de la avenida Piñero y la calle Escorial, frente a la escuela Gabriela Mistral
  • [LOS FILTROS] Intersección de la carretera PR-177 (avenida Los Filtros), frente al centro comercial Santa María y la escuela intermedia Juan E. Miranda en Guaynabo

Próximas instalaciones del sistema: PR-199 Calle Medina (Guaynabo); PR-199 Avda. San Ignacio (Guaynabo); PR-199 Int. PR-176 (San Juan); PR-176 Calle San Javier (San Juan); PR-27 Avda.Gándara (San Juan); PR-1 Avda.Universidad (San Juan); PR-17 con la PR-41 (San Juan); PR-23 Avda. Las Américas (San Juan); PR-23 con la PR-1 (San Juan) y PR-8 Calle Madera (San Juan).

Otro cuestionamiento fue levantado hoy en horas de la mañana por el portavoz del Partido Nuevo Progresista en la Cámara de Representantes, Jorge Navarro, quien denunció que la otorgación sin subasta del contrato de administración del sistema de fotomultas violentó el Reglamento de Subastas al obviar los trámites requeridos pasando por alto que el proyecto se sufraga con una participación de fondos federales; y por ende requiere la concurrencia de la agencia federal correspondiente. El legislador recordó que el pasado año fiscal la Autoridad de Carreteras (ACT) operó con cerca de 177 millones de dólares en asignaciones de fondos federales de la Federal Highway Administration y Federal Transit Administration, los cuales se destinan exclusivamente para programas y proyectos de seguridad vial. Es preciso destacar que la compañía que manejará el controversial sistema, International Traffic Systems (ITS), se creó e incorporó durante el año 2013.

De interés: 

Por su parte, el licenciado y defensor de los derechos civiles, Osvaldo Burgos, cuestionó en un rotativo del país, el uso que se le dará a la información que obtengan las cámaras del controversial sistema. “Tenemos que saber cómo se va a manejar esa información que recogen las cámaras y qué uso se le va a dar a la misma. Si el conductor podrá acceder y saber qué información de él le está reteniendo el Estado. Esas cámaras van a registrar por dónde te estás moviendo y por cuánto tiempo. También hay que saber si van a tomar fotos de los pasajeros”, sostuvo Burgos.

Demandan sobre fotomultas en otras jurisdicciones

Todos los cuestionamientos parecen tener fundamentos sólidos, pues este sistema ha levantado serias críticas en otras jurisdicciones:

En la ciudad de Chicago, el ex principal ejecutivo de la empresa Redflex, del sistema de cámaras y gestor de la idea en esa ciudad, fue acusado por cargos federales de corrupción de un contrato. Además se radicaron cargos federales contra uno de los principales ejecutivos del Departamento de Transportación de Chicago, John Bills, y su amigo Martin O’Malley, quien fue empleado como contratista por parte de Redflex. La información fue compartida por el blog Dr. Shoper, en donde se cuestionó si el contrato en Puerto Rico podría presentar o provocar las mismas irregularidades, ya que se otorgó obviando el proceso que por ley se debió seguir.

De igual forma, en Baltimore, ciudad en donde también existe el sistema, el gobierno se vio forzado a archivar más de 14,000 infracciones por exceso de velocidad al darse cuenta que 12 de las cámaras estaban mal calibradas y carentes del mantenimiento adecuado. Por otra parte, en Missouri se denunció que la compañía operadora alteró la red de semáforos para que se generaran más infracciones a quienes crucen la zona con luz amarilla. Otros lugares en donde se ha demandado por la alteración a la calibración de las máquinas según la ley son:

  1. Chattanooga, Tennessee – se acordó un reembolso de $8,800 a motoristas multados por rebasar luz amarilla. El reembolso surge de una transacción judicial a base de la demanda de un motorista afectado.
  2. Dallas, Texas – Una investigación realizada por un canal local encontró que 10 de las cámaras localizadas en intersecciones fueron alteradas a un tiempo más corto que el mínimo autorizado por el Departamento de Transportación de Texas. Se encontró que se había alterado el tiempo por 35 segundos.
  3. Union City, California– Se le otorgaron reembolsos a ciudadanos por la cantidad de 1 millón de dólares por alterar el tiempo para detenerse por vario segundos.

Sin embargo, el cuestionamiento más común y significativo ha sido uno de índole constitucional, específicamente del debido proceso de ley.

En el Distrito de Columbia, en medio de una auditoría al sistema, un oficial auditor publicó en sus conclusiones al informe: “Una de las bellezas de estacionarse es que es como con el IRS (Internal Revenue Service). Si te emiten un boleto de estacionamiento, eres inocente hasta que se te pruebe lo contrario, y eso funciona para los ciudadanos”.

Este sistema de fotomultas es lo opuesto precisamente a ello. Kathleen Parker, columnista del Washington Post reaccionó precisamente a este cuestionamiento, publicando en el afamado periódico una columna relatando su experiencia con el sistema.

Parker fue multada por $200.00 y narró sentirse agraviada por haber sido acusada, juzgada y sentenciada sin la cortesía de un intercambio “humano” y sintiendo que fue observada “sin permiso” y que le fue negada su derecho a encarar a su acusador. La columnista trae a colación que anualmente este sistema recauda más de 179 millones al año y que las cámaras no toman en cuenta las situaciones en que los conductores violan las reglas de tránsito por alguna emergencia que esté ocurriendo en el momento. Por ello pregunta: ¿Está diseñado este sistema para incrementar la seguridad pública o para entrampar a los ciudadanos para hacer dinero?

Las demandas y el sentir de la ciudadanía en las distintas jurisdicciones revelan que los ciudadanos entienden que la segunda opción es la más probable:

  • En la Ciudad de Kansas, Missouri esta semana, aproximadamente 100,000 conductores que recibieron multas a causa del sistema de fotomultas recibirán reembolsos por un total de 16 millones de dólares como parte de una demanda de clase presentada contra American Traffic Solutions, compañía que administra el sistema.
  • En Ohio, dos grupos de derechos civiles así como 29 legisladores se han unido a una demanda contra la ciudad de Toledo, por violación a su derecho constitucional a un debido proceso de ley. El argumento principal es si la ciudad ha amenazado sus derechos propietarios sin el acceso a un juez autorizado y que rinda cuentas a los legisladores elegidos debidamente. El argumento apunta a que la ciudadanía tiene una preocupación de que las cámaras, que eliminan el contacto humano intermediario, viola su sentido de un trato justo.

En Puerto Rico el sistema de fotomulta opera en Ponce y Yauco desde finales del año pasado. El sistema que se instaló, conocido como Speed Safety System, toma fotos de los vehículos que transitan por una vía y detecta su velocidad. La Policía Municipal es la encargada de emitir la multa, labor que realiza desde un centro de mando donde pueden ver las pantallas y computadoras receptoras de la información.

En Yauco los ciudadanos pusieron “el grito en el cielo” al momento de la implantación, puesto que las calles no tenían rotulación de la velocidad máxima y no se avisó correctamente a los ciudadanos sobre qué tipo de boletos se emitirían y por qué tipo de violaciones. En esas ciudades, en cambio, sí se les otorgó a los conductores 30 días de gracia para familiarizarse con el sistema.

Los cuestionamientos levantados en Puerto Rico giran en torno a un requisito de la propia Ley 22 (Ley de Vehículos y Tránsito de Puerto Rico). En específico, el que dispone que todo miembro de la Policía Estatal o Policía Municipal que utilice un método electrónico para determinar la velocidad de un vehículo de motor “tendrá la obligación de mostrarle a toda persona intervenida por una alegada infracción la lectura que se arrojó” usando ese método.

¿Cómo funcionará SIMONE en Puerto Rico?

SIMONE son las siglas del Sistema de Monitoreo Electrónico de Intersecciones y Tránsito. Este sistema tendrá como función:

1. Identificar velocidad de los automóviles
2. Identificar autos que rebasen la luz roja
3. Si el conductor no tiene permiso de ley para conducir (marbete)
4. Analizar la información de las tablillas para comparar con el registro de datos de ofensores criminales o vehículos reportados desaparecidos o robados.

Todas las tablillas de los carros serán registradas en un sistema supervisado por empleados contratados por ITS. Estos empleados trabajarán desde un centro de mando que operará las 24 horas al día los 7 días a la semana y funcionará como un ente adjudicador final. Una vez el empleado de ITS determine si adjudica la multa, la entidad enviará comunicación al dueño del vehículo con su nombre completo, fecha de la falta, lugar, tablilla y el equipo que tomó la fotografía.

Los ciudadanos que no estén de acuerdo con la multa otorgada pueden solicitar un recurso de revisión administrativo dentro de 15 días de haber recibido la comunicación, de lo contrario la infracción será final y firme. Este proceso es diferente al de las multas regulares, donde los ciudadanos tienen 30 días para solicitar una revisión del boleto emitido.

Los fondos que se recauden a base de las multas se depositarán en una una cuenta única de la Autoridad de Carreteras (ACT) y se utilizarán para el mantenimiento y supervisión del proyecto electrónico.

No obstante el por ciento de lo recaudado no será en su totalidad para el gobierno. En los primeros 12 meses, el 55% del dinero recaudado será para el DTOP y un 45% para International Traffic Systems. A partir del segundo año, la cantidad de la agencia estatal aumenta a 60% y la de la compañía se reduciría de acuerdo a ello y así sucesivamente hasta el quinto año en que la compañía recibiría solo un 30% de lo recaudado.

¿De cuánto serán las multas?

  • Marbete Vencido – $250.00
  • Rebasar Luz Roja – $250.00
  • Rebasar Luz Amarilla – $150.00
  • Exceso de Velocidad – $50 más $5 por milla adicional
  • Exceso de Velocidad en Zona Escolar – $100 más $5 por milla adicional

Para más información de SIMONE: 1.855.370.4229 / www.simonepr.com

A %d blogueros les gusta esto: