NOTICIAS

Centenaria firma de abogados en California se muda de histórico edificio

Sinclair, Wilson, Baldo & ChamberlainLuego de 100 años como arrendatarios de un edificio bajo un contrato verbal, un importante bufete de abogados en California se mudará de edificio.

Establecido en 1888, en la ciudad de Auburn, el bufete de abogados Sinclair, Wilson Baldo & Chamberlain instituyó posteriormente a su fundación su acuerdo de alquiler en el edificio Placer County Bank como se hacía en los tiempos de Lincoln, mediante un acuerdo verbal que mantuvo responsablemente con los arrendadores de la propiedad.

La firma de abogados se destaca en la litigación de negocios, el arbitraje y la mediación, sucesiones, administración de fideicomisos, tutelas y la planificación de patrimonios.

Por haber permanecido por tanto tiempo en la misma propiedad, el bufete tiene anécdotas interesantes que contar como la ocasión en que se instalaron varias escupideras en la oficina para beneficio de los vaqueros clientes del lugar.

A través de los años la firma ha atendido casos prominentes. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los japoneses del área fueron internados en el Lago Tule, la tierra que les pertenecía fue puesta en un fideicomiso que la firma administró hasta que estos regresaron.

Baldo, socio de la firma también anotó que otra interacción notoria de la firma de abogados fue cuando se construyó una de las carreteras más importantes de California, y se adquirió dominio de una gran cantidad de tierras a través de la ciudad, esta firma de abogados fue la que manejó el dinero para pagarle a los residentes.

Otros clientes importantes de la firma han incluido la Union Pacific Railroad y Pacific Gas and Electric Company.

Han compartido edificio con doctores, un servidor de computadoras, y con gerentes del banco que ocupa el primer piso del edificio. El edificio tuvo que repararse muchos años atrás cuando el banco se prendió en fuego lo que provocó que los escritorios de los abogados cayeran al primer piso cuando este se rompió. La causa del fuego nunca se descubrió.

Durante una tormenta, un tragaluz del edificio se rompió y toda la oficina del bufete se mojó, incluyendo los expedientes de los casos que atendían.

La firma tiene una buena relación con el banco dueño del edificio en la actualidad. Sin embargo, el plan del arrendador para poner el alquiler en un contrato por escrito, con los aumentos programados, impulsó que los dueños del bufete repensaran el cambio de edificio.

A partir del 5 de diciembre, la empresa ocupará oficialmente una nueva oficina que se adapta más a las necesidades prácticas de la ley de hoy, señaló uno de los abogados al periódico Auburn Journal.

A %d blogueros les gusta esto: