Reciben el Premio Nobel de la Paz dos luchadores por los derechos de la niñez

Malala Yousafzai se convirtió en la persona más joven en recibir el Premio Nobel de la Paz el pasado martes, a la vez que expresó aspirar a convertirse en primer ministro de Pakistán en un futuro.

“Quiero servirle a mi país. Mi sueño es que mi país se convierta en un país desarrollado y pueda ver que cada niño reciba educación”, expresó Malala a la cadena de noticias BBC.

“Yo cuento mi historia, no porque sea única, sino porque no lo es”, relató la joven premiada mientras recibía el galardón en la ceremonia celebrada en honor al aniversario de la muerte del industrialista sueco Alfred Nobel.

Yousafzai se convirtió en un ícono mundial después de que fue baleada y dejada por muerta por los talibanes en octubre de 2012. El atentado en su contra se debió a la insistencia activista de la joven por que las niñas paquistaníes tuvieran derecho a educarse. La joven de 17 años de edad, se comprometió a continuar su lucha por el derecho de todo niño y niña a ir a la escuela.

“Este galardón es para esos niños olvidados que desean estudiar. Es para aquellos niños asustados que quieren la paz. Es para aquellos niños sin voz que quieren un cambio.  Estoy aquí para defender sus derechos, levantar la voz, no para que la gente les tenga pena. Es el momento de tomar medidas para que queden atrás los tiempos en que veamos que se le prive a los niños de una educación”.

Luego de ser baleada,Yousafzai fue llevada a Gran Bretaña para recibir tratamiento, lugar al que viajó junto a su familia. Luego de su recuperación comenzó estudios en allí, imposibilitada de volver por razón de las amenazas de muerte que recibió. Su discurso de aceptación del Nobel , estuvo salpicado de humor autocrítico. En su mensaje,Yousafzai hizo un llamado por la educación sino también por la justicia y la paz.

La joven dividirá el premio de 1,300,000 dólares con su compañero laureado Kailash Satyarthi, el activista indio que lucha por la esclavitud infantil. A principios de esta semana, la joven hizo un recorrido guiado por el museo donde se exhibe su uniforme escolar ensangrentado, lo que provocó que llorara emocionada al verlo.

Su compañero receptor del Premio Nobel de la Paz, Kailash Satyarthi, salvó alrededor 80,000 niños de la mano de obra esclava, a veces en enfrentamientos violentos.

“He perdido a dos de mis colegas”, dijo Satyarthi sobre su trabajo. Cargar el cadáver de un compañero que lucha por la protección de los niños es algo que nunca olvidaré, incluso mientras estoy aquí sentado recibiendo el Premio Nobel de la Paz”, expresó Satyarthi.

 

A %d blogueros les gusta esto: