Infringen derecho a libre ejercicio de religión a confinado musulmán que quería mantener su barba

Infringen derecho a libre ejercicio de religión a confinado musulmán que quería mantener su barbaDescarga el documento: Holt v. Hobbs

Decidido: 20 de enero de 2015

Gregory Holt, también conocido como Abdul Maalik Muhammad, es un confinado en una cárcel del estado de Arkansas. Por profesar el Islam como religión, solicitó que le permitieran tener una barba de media pulgada. Las reglas del Departamento de Corrección de Arkansas no permiten dicha estética para sus prisioneros, a menos que tengan una condición médica dermatológica o bigote que no exceda el borde de la boca. El Sr. Holt acudió al Tribunal de Distrito federal y se emitió un “injunction”. En la vista evidenciaria, el estado arguyó que no podía permitir barbas porque viabilizaban la ocultación de objetos y que si el prisionero escapaba, podía cambiar su imagen. El Tribunal desestimó la acción. El Tribunal de Apelaciones para el Octavo Circuito confirmó dicha determinación. Esbozó que el estado había demostrado un interés apremiante de seguridad y que se le debía dar deferencia a la agencia gubernamental.

El Hon. Samuel Alito Jr. emitió la opinión del Tribunal. Esbozó que el Congreso aprobó el “Religious Freedom Restoration Act” del 1993 (RFRA), que exige que el gobierno no puede afectar el derecho de libertad de culto a menos que demuestre: (1) un interés apremiante; y (2) el método menos oneroso. Pero el Tribunal Supremo manifestó que dicha ley no le aplicaba a los estados y sólo al gobierno federal en City of Boerne v. Flores, 521 U. S. 507 (1997). En respuesta a dicha decisión, el Congreso aprobó el “Religious Land Use and Institutionalized Persons Act” del año 2000 (RLUIPA), fundamentada en la cláusula de comercio y gasto de la Constitución federal. Dicha ley impide que los estados le violen el derecho a la libertad de culto a un confinado a menos que el estado demuestre: (1) un interés apremiante; y (2) el método menos oneroso.

En el presente caso, el Supremo federal determinó que la RLUIPA no permite otorgarle deferencia a la agencia. Manifestó que es poco probable que se oculten objetos en una barba de media pulgada y que no es el medio menos oneroso porque pueden inspeccionar las barbas. También indicó que el departamento de corrección podía tomar fotos de los confinados sin barba para poseer identificación en caso de que alguno escapara. Argumentó que dicha cárcel permitía barbas de un cuarto de pulgada en casos médicos y las inspeccionaban y podían hacer lo mismo con barbas de media pulgada. El estado no pudo rebatir que la mayoría de las cárceles permiten barbas de media pulgada.

La Hon. Ruth Bader Ginsburg emitió una opinión concurrente. Expresó que con excepción de Burwell v. Hobby Lobby Stores, Inc., 573 U. S. ___ (2014), este caso sí era un obstáculo sustancial al libre ejercicio de la religión cobijado por la primera enmienda de la Constitución federal.

La Hon. Sonia Sotomayor emitió también una opinión concurrente. Esbozó que aunque la seguridad en las prisiones es un interés apremiante del estado, las políticas públicas basadas en meras especulaciones fue lo que motivó la aprobación de la RLUIPA.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: