Supremo federal concede inmunidad a policía por entrar a residencia por la puerta de atrás

Supremo federal concede inmunidad a policía por entrar a residencia por la puerta de atrásDescarga el documento: Carroll v. Carman

Decidido: 6 de noviembre de 2014

El 3 de julio de 2009, la Policía del estado de Pensilvania recibió una confidencia de que un hombre llamado Michael Zita robó un vehículo de motor y dos armas de fuego. La confidencia indicaba que se había dirigido a la residencia de Andrew y Karen Carman. Mientras los policías caminaban hacia la casa, encontraron una puerta abierta en la parte de atrás de la residencia. Tocaron la misma y apareció un hombre alterado. Los policías le manifestaron que estaban buscando a Michael Zita y le preguntaron su nombre. El hombre se rehusó e intentó volver a la residencia. El oficial lo sujetó por el brazo pero el hombre se logró liberar del policía y cayó al suelo. Luego apareció una mujer que se identificó como Karen Carman y dijo que no sabía dónde estaba Michael Zita. Los policías le preguntaron si podían entrar a la casa y ésta consintió. Al no encontrar al Sr. Zita, abandonaron la residencia.

Los Carman alegaron que la policía entró a su hogar sin una orden judicial, violando así la cuarta enmienda de la Constitución federal. Luego de varios incidentes procesales, el juez le instruyó al jurado sobre la excepción del “knock and talk”. Dicha excepción les permite a los oficiales del orden público tocar la puerta de las residencias, siempre y cuando se mantengan en las áreas donde habitualmente el público en general les es permitido estar. Los demandantes alegaron que dicha regla no es aplicable en el presente caso porque habitualmente el público en general toca la puerta en la entrada frente a la casa y no en la parte de atrás. El jurado emitió un veredicto a favor del oficial.

El Tribunal de Apelaciones para el Tercer Circuito revocó. Indicó que los oficiales violaron la cuarta enmienda de la Constitución federal porque el “knock and talk” requiere que los policías inicien su apertura en la puerta de al frente, donde posee una invitación implícita. También indicaron que no poseen “qualified immunity” (inmunidad a funcionarios estatales y federales por violar derechos constitucionales que no están claramente establecidos) porque dicha acción viola ley claramente establecida.

La controversia del presente caso es la siguiente: ¿erró el Tercer Circuito al no otorgarle inmunidad al oficial Carroll, apoyándose en que una intervención policial iniciada desde la puerta de atrás de una residencia no constituye un “knock and talk” y viola un derecho constitucional claramente establecido?

El Tribunal Supremo federal esbozó que un oficial gubernamental demandado bajo la §1983 posee inmunidad a menos que haya violado un estatuto o derecho constitucional claramente establecido al momento de la acción. Lo que determina que dichos estatutos o derechos constitucionales están “claramente establecidos” son los precedente judiciales que los interpretaran más allá de toda duda. Indicaron que el Tribunal de Apelaciones se apoyó solamente en el caso Estate of Smith v. Marasco, 318 F. 3d 497 (CA3 2003). El Supremo federal mencionó diferentes decisiones de otros circuitos apelativos, donde se validó la intervención policial desde diferentes puertas y entradas de la residencia.

El Tribunal Supremo federal aclara que en el presente caso no decidirá si dichos casos fueron correctamente decididos y si un policía puede realizar un “knock and talk” desde cualquier entrada de una residencia. Sólo resolverá si el fundamento jurídico del Tercer Circuito era Derecho claramente establecido. El Supremo Federal determinó que no, a base de la aplicación del Derecho por otros circuitos, y por consiguiente erró el Tercer Circuito al no otorgarle al oficial Carroll inmunidad.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: