Controversia sobre quién debía dar mantenimiento a grúa que cercenó dedo de residente español

Controversia sobre quién debía dar mantenimiento a grúa que cercenó dedo de residente españolDescarga el documento: Barreiro-Lopez et al v. Universal Insurance Co. Inc.

El Sr. José A. Barreiro López y la Sra. Doris I. Palacios Rivas, residentes de Bilbao, España, entablaron una demanda por daños contra Universal Insurance Company, aseguradora de una propiedad del Sr. Anton B. Guernica. Los demandantes, arrendatarios de la propiedad aledaña a un cuerpo de agua, alegan que la aseguradora debe responder por un accidente donde el Sr. Barreiro López perdió la punta del dedo del corazón de su mano izquierda.

Los demandantes ocupaban la propiedad por un segundo periodo de 12 meses de arrendamiento cuando el 14 de noviembre de 2009, mientras el Sr. Barreiro López levantaba su bote del agua y notó que la grúa eléctrica situada en la propiedad no levantaba los dos lados del bote al mismo tiempo. Según los demandantes, el Sr. Barreiro López apagó la máquina y al acercarse para verificarla, tocó un cable de acero trenzado que le cercenó parte del dedo corazón de la mano izquierda.

Los demandantes sostienen que el Sr. Guernica tenía el deber de dar mantenimiento a la grúa y que el accidente se hubiese evitado si se le hubiese dado el mantenimiento adecuado.

Universal sometió una moción de sentencia sumaria alegando que no es responsable por el accidente del Sr. Barreiro López porque de acuerdo con el contrato, los arrendatarios eran los únicos responsables de dar mantenimiento a la grúa. Universal también alegó que los demandantes tenían conocimiento de las condiciones de la grúa, y que no notificaron al dueño, de conformidad con lo estipulado en el contrato. Alegó a su vez que el Sr. Barreiro López es responde por su negligencia contributoria y que asumió el riesgo de sus acciones al acercarse y tocar la grúa que le cercenó el dedo. Por último, Universal sostuvo que el accidente no era previsible.

El juez federal Gustavo A. Gelpí denegó la moción de sentencia sumaria por existir aún una controversia sobre quién en efecto era responsable por el mantenimiento de la grúa.

Según la opinión del juez Gelpí, el segundo contrato de arrendamiento indicaba que los arrendatarios eran responsables por el mantenimiento de las áreas verdes y la piscina de la propiedad. El contrato tenía también una cláusula indicando que los arrendatarios se harían cargo de las reparaciones menores de $250. Las reparaciones con costos mayores de esa cantidad serían notificadas al arrendador, quien tendría 5 días para comenzar las reparaciones. El contrato estipula también que los arrendadores inspeccionaron la propiedad y la recibieron en buenas condiciones.

La controversia surge porque los demandantes alegan que no está claro el alcance de la palabra “mantenimiento” en las cláusulas del contrato, y que por las acciones del arrendador bajo el primer contrato, al arreglar otras áreas de la propiedad, entendían que continuaba su deber de mantener la propiedad, incluyendo la grúa. Sobre la previsibilidad del accidente, el juez Gelpí indica que esta área depende del deber de cuidado que debió observar el demandado, si alguno, y la determinación de causa próxima. Dice el juez que esta determinación recae sobre el jurado, y no es menester del juez usurpar esta función del jurado.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: