NOTICIAS

Tribunal apelativo resucita reto a prohibición en Arizona de los estudios étnicos

Tribunal apelativo resucita reto a prohibición en Arizona de los estudios étnicosUn tribunal apelativo federal revivió una demanda del año 2010 que retó una prohibición en el estado de Arizona de estudios étnicos en las escuelas públicas, publicó The Wall Street Journal.

La demanda tenía como objetivo que se derogara una ley aprobada tiempo antes que terminó efectivamente el programa de estudios méxico-americanos establecido en 1990 en las escuelas públicas de la ciudad de Tucson. De acuerdo a documentos judiciales, cerca del 60% de los estudiantes de escuelas del distrito eran mexicanos o de descendencia hispana.

En una decisión 2 a 1, el Noveno Circuito del Tribunal de Apelaciones sostuvo que la demanda presentaba una seria interrogante sobre “si el estatuto fue promulgado y aplicado de forma discriminatoria”.

La legislación provocó la preocupación del Secretario de Educación en el aquel momento, Tom Horne, y otros oficiales del estado, que los estudios méxico-americanos alentaban el racismo invertido y el resentimiento hacia los blancos.

La ley prohibía a las escuelas públicas y «charter» el ofrecer clases que promovieran el resentimiento hacia una raza o clase de personas; que defendieran la solidaridad étnica, en contraposición con el tratamiento de los estudiantes como individuos; y que promovieran el derrocamiento del gobierno de los Estados Unidos. Un distrito escolar que viole la ley se arriesgaba a perder el 10% de su financiación estatal.

Del grupo original de estudiantes y maestros de Tucson que prevalecen en la demanda solo queda una estudiante y su padre, Maya Arce y Sean Arce.

El juez Jed S. Rakoff, autor de la sentencia mayoritaria del Noveno Circuito, señaló de las declaraciones de los funcionarios estatales y legisladores durante audiencias sobre el proyecto de ley que de estas se podía “hacer una inferencia plausible que la animosidad racial subyacía de la aprobación de la legislación”.

Mientras que esta decisión revivió los reclamos de discrimen de la demanda, desestimó otros alegando que la ley es demasiado vaga y amplia. Hecho esto, el Noveno Circuito devolvió el caso al tribunal federal de distrito para el juicio y otros procedimientos.