NOTICIAS

Protege tu receta de comida

Protege tu receta de comidaRecientemente el Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito emitió una orden donde concluyó que la receta del “Pechu-Sandwich” de la cadena de comida rápida Church’s Chicken, no es una obra sujeta a los derechos de autor (ver: Colón-Lorenzana v. S. Am. Restaurants Corp.). Esto no debe extrañarnos ya que una receta de comida, al ser un elemento funcional, no tiene protección bajo los derechos de autor. ¿Qué pueden hacer aquellas personas que deseen proteger su receta de comida? Una opción es proteger la receta como secreto de negocio. Por tal razón, muchas compañías en el campo de alimentos optan por proteger sus recetas bajo secretos de negocio. Algunos ejemplos son las recetas del pollo de KFC, Coca-Cola y Dr. Pepper.

En Puerto Rico la Ley Núm. 80 del año 2011, conocida como la Ley para la Protección de Secretos Comerciales e Industriales de Puerto Rico, permite proteger los secretos de negocio. Para proteger información, incluyendo las recetas de comida como secreto de negocio, hay que tomar medidas razonables de seguridad. Según la Ley, las medidas razonables de seguridad son aquellas medidas cautelares que se deberán tomar para limitar el acceso a la información bajo circunstancias particulares. Se determinarán de acuerdo a la previsibilidad de la conducta mediante la cual el secreto de negocio pueda ser obtenido y la naturaleza del riesgo de que se dé tal conducta, así como a la relación costo-beneficio entre la medida de seguridad y el secreto negocio.

A modo de ejemplo, la Ley establece que las medidas que se pueden considerar como razonables para mantener la confidencialidad del secreto de negocio incluyen, pero no se limitan a:

  • no divulgar la información a individuos o entidades no autorizadas a tener acceso a la misma;
  • limitar la cantidad de personas autorizadas a acceder la información;
  • requerirle a los empleados de la empresa que tienen acceso a la información, que firmen acuerdos de confidencialidad;
  • guardar la información en un lugar separado de cualquier otra información;
  • rotular la información como confidencial;
  • tomar medidas para impedir la reproducción indiscriminada de la información;
  • establecer medidas de control para el uso o acceso de la información por parte de los empleados; o
  • implementar las medidas tecnológicamente disponibles al publicar o transmitir la información a través del Internet, incluyendo el uso de correo electrónico, páginas en la red, foros de discusión y cualquier otro medio que sea equivalente.

Una receta de comida tiene el potencial de ser el activo más valioso de una compañía o restaurante. Por tal razón, es imprescindible proteger esa propiedad intelectual. La protección que brindan los secretos de negocio establece el mecanismo idóneo para proteger ese activo a perpetuidad siempre y cuando se mantengan las medidas razonables de seguridad.

Cabe señalar que en los casos donde un empleado de la compañía es quien concibe la receta, será necesario que exista un acuerdo de cesión entre la compañía y el empleado donde el empleado ceda todas las recetas de comida creadas en el ámbito del empleo a la compañía. De lo contrario, podría surgir una controversia sobre quién es el dueño de dicha receta.

por el Lcdo. Rafael Rodríguez-Muriel, Ferraiuoli LLC

A %d blogueros les gusta esto: