Inconstitucional dar información de huéspedes a la policía sin orden judicial

Descarga el documento: City of Los Angeles v. Patel

Decidido: 22 de junio de 2015

Inconstitucional el dar información de huéspedes a Policía sin orden judicialLa sección §41.49(3)(a) del código municipal de la ciudad de Los Ángeles, California dispone que todo operador de un hotel debe tener disponible información relacionada a los huéspedes ante una petición policíaca del Departamento de Policía de Los Ángeles. Un ejemplo de información que debían tener disponible: nombre del huésped; dirección; nombre de las personas en la reservación; marca, tablilla y modelo del auto; día de llegada; método de pago, entre otras. El hotel que no cumpliera con dicha sección se enfrentaba a una pena de seis meses de cárcel y una multa de $1,000.000.

Un grupo de hoteleros se organizaron y presentaron un pleito e impugnaron la sección invocando la Cuarta Enmienda de la Constitución federal. Alegaron que dichas inspecciones policíacas se realizaban sin ninguna orden judicial.

El Tribunal federal de Distrito determinó que los hoteles no poseían una expectativa razonable de intimidad en dichos documentos y emitió un dictamen a favor de la ciudad de Los Ángeles. El Tribunal de Apelaciones para el Noveno Circuito confirmó el dictamen del Tribunal de Distrito. Inconformes, los hoteleros solicitaron una apelación “en banc” (reconsideración apelativa ante todos los jueces de un Tribunal de Apelaciones). En dicha ocasión, el Tribunal de Apelaciones falló a favor de los hoteleros. El Tribunal de Apelaciones manifestó que los documentos del hotel eran privados y que los hoteles podían excluir a terceros de examinarlos. El Noveno Circuito también determinó que la sección §41.49 (3) (a) era inconstitucional de su faz porque no le proveía oportunidad a los hoteles de solicitar revisión judicial para examinar la razonabilidad de la inspección antes de la expedición de una multa.

Se puede impugnar la constitucionalidad de un estatuto en dos modalidades: (1) en su faz; y (2) en su aplicación. Las impugnaciones de los estatutos en modalidad de su faz son examinadas con mayor cautela por los Tribunales. Generalmente este tipo de impugnación surge antes de que entre en vigor la ley o cercano al momento de su aprobación. Se debe demonstrar que dicho estatuto es inconstitucional en cualquier aplicación para que sea inconstitucional en su faz.

Las controversias en el presente caso son: (1) ¿Se puede impugnar la constitucionalidad de un estatuto de su faz, no sólo en su aplicación, bajo la Cuarta Enmienda de la Constitución federal? ¿Es inconstitucional, de su faz, la sección §41.49 del código municipal de Los Ángeles que requiere que los operadores de hoteles provean información de sus huéspedes a la policía sin una orden judicial?

La Hon. Sonia Sotomayor emitió la opinión del Tribunal, la cual estuvo dividida en 5 votos a favor y 4 en contra. Indicó que el Tribunal Supremo federal había invalidado estatutos de su faz amparado en la Cuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Manifestó que la ciudad de Los Ángeles interpretó erróneamente el requisito de que para que se declarare inconstitucional de su faz un estatuto amparado en la Cuarta Enmienda, debía demostrarse que dicho estatuto sería inconstitucional en todas sus aplicaciones. Arguyó que el contexto de dicho requisito se delimita a todas las aplicaciones posibles que surjan del estatuto impugnado y no un ejercicio de la imaginación de todas las aplicaciones posibles. Por consiguiente, determinó que se puede impugnar un estatuto, de su faz, amparado en la Cuarta Enmienda.

Por otro lado, declaró inconstitucional de su faz la sección §41.49 (3) (a) del código municipal de la ciudad de Los Ángeles. Adujo que el registro del presente caso es uno administrativo y dicho tipo de registro requiere que la parte registrada tenga la oportunidad de impugnar la razonabilidad del registro antes que se le expida una multa. Como la sección §41.49 (3) (a) no proveía una revisión judicial antes de la expedición de la multa, el estatuto es inconstitucional de su faz.

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha reconocido varias excepciones para validar un registro sin que medie una orden judicial. Una de esas excepciones es la de “industria altamente regulada”. En síntesis, si una industria es ampliamente regulada por el Estado, se pueden realizar registros administrativos sin órdenes judiciales para garantizar que dicha industria cumpla con las regulaciones. En el presente caso, el Supremo no declaró a la industria hotelera como parte de dichas industrias altamente reguladas y no le aplicó dicha excepción. Al día de hoy sólo existen cuatro industrias ampliamente reguladas reconocidas por el Tribunal Supremo federal: (1) la industria de licores; (2) la minería; (3) la industria de armas; (4) y la de chatarra de automóviles.

El Hon. Antonin Scalia emitió una opinión disidente. En síntesis, esbozó que la industria hotelera era una industria altamente regulada por el Estado y eran válidas las inspecciones sin orden como parte de la doctrina de “industria altamente regulada”. Señaló que siempre que el registro sea para velar por el cumplimiento de una reglamentación es razonable.

El Hon. Samuel Alito Jr. emitió una opinión disidente. Articuló que un estatuto es inconstitucional de su faz cuando se demuestre que siempre lo sería, aún en cualquier aplicación y circunstancia. Razonó que existen circunstancias en las que dicho estatuto sería constitucional. Por consiguiente, es improcedente una impugnación en la modalidad de su faz del estatuto en controversia. Dicho razonamiento judicial establece un contraste con la Hon. Sonia Sotomayor, que interpreta el requisito de “cualquier aplicación” de manera distinta. Como mencionamos, la mayoritaria interpreta dicho requisito como “todas las aplicaciones” que surjan del propio estatuto y no de las aplicaciones y circunstancias que podrían existir en un universo de ideas.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: