Supremo federal se pronunciará sobre restricciones en clínicas de aborto

Ocho años después de su última decisión más importante respecto al derecho al aborto, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos acordó decidir sobre la constitucionalidad de una ley de Texas del 2013, que impone nuevas reglas para las clínicas y los doctores. Se espera que el caso sea escuchado en febrero de 2016.

El nuevo caso de aborto, Whole Woman’s Health v. Cole, está enfocado en dos nuevas restricciones en la ley de Texas: (1) doctores que llevan a cabo abortos deben tener derecho a enviar a los pacientes a un hospital de escala completo no más lejos de 30 millas de la clínica; y (2) cada clínica debe tener las mismas facilidades que un centro quirúrgico. Las clínicas y los doctores argumentaron que ninguno es necesario y que ambos reducen el acceso a los servicios de aborto al forzar a las clínicas a cerrar.

Sin embargo, el caso tiene mayores implicaciones: los doctores y las clínicas involucradas han solicitado al Tribunal que vuelva a confirmar las reglas previas que detallan cuándo una nueva ley de aborto impone “una carga excesiva” en el derecho de las mujeres a interrumpir sus embarazos. Esa norma proviene de una decisión de 1992, Planned Parenthood of Southeastern Pennsylvania v. Casey, que reafirmó el derecho al aborto establecido en Roe v. Wade en el 1973.

Además, los demandantes desean que el Tribunal ordene a los tribunales inferiores que determinen si las nuevas restricciones a los abortos ayudarían a proteger la salud de las mujeres – una prueba que el Tribunal de Circuito de Apelaciones para el Quinto Circuito se niega a asumir en el caso de Whole Woman’s Health. El Quinto Circuito determinó que el Tribunal debe aceptar las visiones de la legislatura de que una nueva ley puede servir al mejor interés.

El Tribunal no ha analizado la validez de una ley sobre aborto desde 2007, cuando analizaron Gonzales v. Carhart, confirmando una ley federal que impedía los llamados “abortos” de nacimiento parcial.

En los años recientes las legislaturas estatales han pasado una amplia variedad de leyes que restringen el derecho y que se han manifestado en dos formas: nuevos estándares para la operación de clínicas y servicios de doctores y nuevas prohibiciones en el derecho al aborto en las etapas más tempranas del embarazo que las que el Tribunal ha permitido anteriormente. El caso de Texas, en el cual el Tribunal ha otorgado revisión durante la tarde del viernes, involucra el primer acercamiento.

La ley de Texas ya ha dado como resultado el cierre de una serie de clínicas en Texas, donde hasta hace poco había cuarenta y dos de esas instalaciones. Actualmente solo quedan 19 y las clínicas y los médicos han argumentado que el número se reduciría a diez si el Tribunal sostuviera las nuevas restricciones. En el caso de Misisipi, se ha argumentado que, si el requisito privilegio de admisión se mantiene, ello resultaría en el cierre de la única clínica que queda en el estado, en Jackson. En ese caso, las mujeres en Missipi tendrían que salir del estado para obtener los servicios de aborto.

SCOTUSBlog reseñó los casos aquí

A %d blogueros les gusta esto: