Abogada que demandó a su alma mater por inflar estadísticas de empleo pierde demanda

Abogada demanda a su alma mater luego de no encontrar trabajo a tiempo completo durante 10 añosUn jurado de San Diego rechazó el reclamo de la abogada Anna Alaburda, quien demandó a su alma mater, la Escuela de Derecho Thomas Jefferson, alegando que la institución infló las estadísticas de empleo para –bajo engaño- aumentar el índice de admisión.

Alaburda, quien según la demanda se graduó en el tope de su clase y pasó la reválida a la primera oportunidad, no ha encontrado un trabajo a tiempo completo a diez años de su graduación. Ello, a pesar de que la Escuela le representó que un porcentaje muy alto de sus graduados encontraban trabajos una vez se graduaban. Según la demanda, si Alaburda hubiera sabido que la estadística de empleo en el campo legal era tan baja, jamás hubiese solicitado admisión a la Escuela de Derecho. A pesar de su situación laboral, esta tiene que pagar un préstamo estudiantil de 150,000 dólares que resultó de los estudios que no le han provocado conseguir el empleo deseado.

Al jurado se le solicitó que decidiera si la Escuela había representado erróneamente las estadísticas intencionalmente o si fue simplemente negligente. El jurado decidió, en una votación nueve a tres, el rechazar el reclamo de Alaburda, según reportó el diario The New York Times.

El juicio se celebró durante el mes de marzo y Alaburda testificó manifestando que escogió a la universidad luego de consultar guías de escuelas de derecho conocidas, incluyendo la edición de 2004 de las mejores escuelas graduadas de U.S. News y World Report. En dicha guía se encontraba información sobre la Escuela de Derecho Thomas Jefferson, explicando que más del 80% de sus graduados eran empleados a nueve meses de la graduación.

“Yo sabía que no era tan competitiva como las escuelas de primero o segundo nivel, pero tenía estadísticas decentes y estaba acreditaba por la American Bar Association. Así que pensé que era una escuela bastante decente a la cual solicitar admisión”, explicó Alaburda en su testimonio.

De igual forma, el abogado de la mujer, indicó que la Escuela no reveló que en sus estadísticas de empleo se incluían estudiantes empleados como limpiadores de piscina, meseros, representantes de ventas, y que sólo se basaba en una pequeña cantidad de graduados.

En su defensa, la Escuela de Derecho Thomas Jefferson indicó que los empleados desconocían la importancia de los datos sobre el empleo, y que la Escuela es una institución sin fines de lucro que ofrece oportunidades a estudiantes que no tienen otras opciones de admisión. De igual forma indicaron que un título en Derecho no es una garantía de tener éxito al igual que ningún otro título académico.

Alaburda refutó aludiendo a correspondencia de la Escuela que indicaba que sus empleados sabían que las figuras de empleo de graduados afectaban el posicionamiento de la Escuela frente a otras a nivel nacional, por lo que cambiaron las estadísticas para darle mayor credibilidad a la institución.

Luego de recibir la decisión a su favor, el decano de la Escuela, Thomas Guernsey, indicó que “la decisión de hoy por el jurado valida nuestro compromiso inamovible de proveer a nuestros estudiantes con los conocimientos, las destrezas y las herramientas necesarias para ser excelentes estudiantes de Derecho, pasar la reválida y tener éxito en su carrera profesional”.

Por su parte, el abogado de Alaburda indicó que pese a la decisión, espera que esta sirva para asegurar que los futuros estudiantes tengan mejor acceso a información en el momento en que decidan ingresas a la universidad o a una escuela graduada.

A %d blogueros les gusta esto: