Demandan negocio en Hato Rey por falta de acceso de personas impedidas

Descarga el documento: Suárez-Torres et al v. Sandía, LLC

La Sra. María Suárez Torres es parapléjica; el Sr. Norberto Medina Rodríguez sufre de movilidad limitada por causa de una lesión en una pierna. Ambos alegan frecuentar el área de Sweet Gallery by Saudi en la calle César González en Hato Rey.

Según la demanda, al visitar el lugar en distintas ocasiones del año 2016, Suárez Torres y Medina Rodríguez hallaron barreras arquitectónicas en violación a la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés), y sus guías de accesibilidad.

Suárez Torres y Medina Rodríguez afirman que el local no tenía espacio accesible a personas con discapacidades en el estacionamiento, ni acceso del estacionamiento a dentro del local. También se quejaron de barreras arquitectónicas en el baño y mostrador. Alegan ellos, que para acceder al lugar tuvieron que moverse por la calle y enfrentar el tráfico del área.

Sandía LLC, los demandados, presentaron una moción de desestimación en la que alegan que en algunas de sus causas de acción, el derecho no le asiste a los demandantes aún tomando como ciertas sus alegaciones.

El Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico desestimó las causa de acción por discrimen bajo la Ley 131, la cual prohíbe que se nieguen servicios, accesos o igual trato en negocios, lugares públicos, y medios de transporte a personas por raza, política, color, sexo o religión. O sea, los discapacitados no forman un grupo protegido bajo esta ley.

Adicional a ello, el Tribunal de Distrito desestimó la causa de acción por daños bajo el Artículo 1802 del Código Civil. Según la opinión, en la demanda no se alegan que indiquen que el demandado incurrió en culpa o negligencia además de no cumplir con las normas de las leyes que protegen a personas discapacitadas. Es decir, los demandantes no tienen derecho a cobrar daños bajo dicha causa de acción.

por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: