Sin intención de extinguir la obligación, o “animus solvendi”, no procede el pago por tercero

Descarga el documento: Asociación de Condóminos de la Torre Medina HIMA San Pablo v. Atlantis Health Care Group

Controversia
¿Erraron el Tribunal de Primera Instancia y el Tribunal de Apelaciones en concluir que procedía la acción de cobro de dinero en virtud del pago por tercero?

II. Opinión del Tribunal
El Hon. Erick Kolthoff Caraballo emitió la opinión del Tribunal Supremo. Manifestó que para que exista el pago pro tercero debe existir una manifiesta intención de extinguir la relación obligatoria en que se interviene, conocido también como “animus solvendi”. El Supremo adujo que en el presente caso la prueba demostró que la Asociación no pagó a la AAA con la voluntad de pagar por Atlantis y no hubo animus solvendi. Por consiguiente, no aplica el Art. 1112 del Código Civil, sobre pago por tercero, debido a que en este caso el pago no se hizo ni en nombre ni por cuenta de otro, lo que constituye un requisito esencial para que pueda ejercitarse una acción surgida del pago por un tercero. El Supremo indicó que procede la desestimación de la demanda presentada por la Asociación de Condóminos de la Torre Médica HIMA San Pablo de Fajardo.

III. Opinión de conformidad
La Jueza Presidente, Hon. Maite Oronoz Rodríguez, emitió una opinión de conformidad. En síntesis, adujo que el animus solvendi, en efecto, es un requisito indispensable para constituir la figura de pago por tercero. También expresó que teme continuar con su análisis, en particular sobre la confusión que hubo con los contadores de agua, porque la AAA no es parte del pleito.

IV. Suplemento fáctico
El 9 de octubre de 2012, la Asociación de Condóminos de la Torre Médica HIMA San Pablo de Fajardo (Asociación) presentó una demanda de cobro de dinero en contra de la corporación Atlantis Health Care Group. En específico, indicó que Atlantis operaba uno de los establecimientos en la mencionada torre médica; que en mayo de 2012 se le envió a Atlantis una carta de cobro; que la Asociación pagó $151,855 a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) por el servicio de agua, cantidad que le correspondía pagar a Atlantis. Por último, la Asociación manifestó que el pago realizado constituyó un pago por tercero, ante lo cual tiene derecho a reclamar lo pagado y esto nada tiene que ver con el plan de pago realizado entre Atlantis y la AAA.

Atlantis contestó la demanda el 19 de octubre de 2012 y adujo que la Asociación ya había sido compensada por la totalidad de la “alegada deuda”, ello mediante un crédito que le concedió la AAA. Añadió que estaba pagando a la AAA la cantidad que le reclama la Asociación, por lo que al hacerse responsable del pago de dicha suma ante la AAA, la parte demandada pagó a la demandante la deuda reclamada, toda vez que ahora la Asociación tiene un crédito con la AAA para el consumo de agua hasta el monto total de la deuda reclamada. Atlantis enfatizó que si pagaba a la Asociación la cantidad que ésta reclamaba, entonces estaría pagando dos veces la misma deuda.

Luego de varios eventos procesales, el Tribunal de Primera Instancia declaró “con lugar” la demanda de cobro de dinero y ordenó que Atlantis pagara $111,242.16 a la Asociación. En síntesis, el tribunal de instancia determinó que la Asociación tiene derecho al reembolso de la parte que pagó a la AAA sobre una obligación que le correspondía a Atlantis mediante la figura del pago por tercero.

Inconforme, Atlantis acudió al Tribunal de Apelaciones, el cual confirmó la sentencia recurrida. Inconforme nuevamente, Atlantis acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico.

por el Lcdo. Joel Pizá Batiz

 

A %d blogueros les gusta esto: