Quejas más comunes acerca de abogados en sitios de crítica en línea

En Estados Unidos está surgiendo una nueva modalidad, en la que así como a los restaurantes, los consumidores están recurriendo a las redes sociales y páginas de Internet, para dejar sus críticas sobre los servicios recibidos por sus abogados.

La columnista Shannon Achimalbe, del blog Above the Law, decidió estudiar estas críticas y extrajo las quejas más comunes hechas a abogados.

Estas son:

  • Promesas rotas y expectativas no cumplidas: Muchas de estas críticas fueron dirigidas a bufetes que hacen trabajo a contingencia. El cliente tenía la impresión de que ganaría cierta cantidad de dinero y que el abogado ganaría un porcentaje de ello. Sin embargo, una vez el caso se transigió, el cliente no obtuvo el dinero que esperaba. Además, contrario a lo que esperaba, debía también pagar por los gastos médicos. Así que una vez se solucionaba el caso, el cliente recibía una cantidad sustancialmente menor a lo que esperaba. Otras quejas relacionadas incluyen: (1) quejas sobre que otro abogado pudo haber obtenido un mejor trato; (2) o que pensaban que les hubiera ido mejor negociando ellos mismos con la compañía de seguros.
  • Trato grosero: Muchas de las quejas versaban sobre el trato grosero no sólo del abogado sino de sus empleados a los clientes. Muchas veces el cliente o el cliente potencial no tenía buena relación con alguien en la oficina, como por ejemplo, una secretaria, asistente legal u otro abogado en la oficina. La causa de la rudeza varía. Algunas veces el cliente es grosero y la persona del otro lado eventualmente responde de la misma manera. Otras veces, alguien en la oficina puede haber tenido un mal día y haberse desquitado con el próximo cliente por teléfono.”A veces los clientes pueden ser insufribles, pero me mantengo tranquila recordándome a mí misma que el cliente también está bajo mucho estrés y que su enojo no es personal”, opinó la columnista.
  • Mala comunicación: Otra queja común es que no hay comunicación entre el abogado y el cliente. Estos alegan que los abogados no contestan sus llamadas o correos electrónicos, y que a veces las líneas de teléfono de contacto están desconectadas. La falta de comunicación con un cliente puede ser una violación ética y puede además costarnos el negocio.
  • Mi caso estaba siendo trabajado por un mero paralegal“: Algunos clientes se quejaron de que se reunieron con un abogado en su primera visita, y luego nunca volvieron a hablar con este, pues su caso era manejado por un paralegal. Aunque es común que el equipo del abogado maneje el caso, la columnista opina que muchos clientes desean comunicarse directamente con el abogado, pues consideran a este la autoridad. Cuando este tipo de comunicación no se da, puede ocurrir que los clientes se sientan que no son queridos o que su caso no es bueno. La columnista notó, mientras revisaba estas quejas, que las oficinas de abogados pequeñas no recibían quejas o muy pocas. Sin embargo, los grandes bufetes recibían muy malas críticas. Estos eran los mismos bufetes que tienden a hacer grandes anuncios en periódicos, bancos, vallas publicitarias, etc. “Esto me hace preguntarme qué tipo de procesos de selección de clientes tienen estas empresas y si las críticas negativas realmente tienen un efecto en la obtención de negocios”, explicó Achimalbe.
A %d blogueros les gusta esto: