Chile aprueba histórica Ley de Identidad de Género

Descarga el documento: Ley de Identidad de Género 

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, firmó la Ley de Identidad de Género, un estatuto que permite el cambio de sexo a partir de los 14 años.

La norma estuvo bajo debate durante cinco años, luego de que el presidente Piñera presentara la propuesta en el 2010.

“Todas las personas somos iguales, en dignidad, en derechos, en deberes, y en consecuencia deben ser los arquitectos de sus propias vidas. Estamos dando un paso en la dirección correcta, un paso adelante para ser una sociedad más justa, más integrada, más respetuosa”, puntualizó el primer mandatario de Chile.

Según la publicación The Advocate, la recién aprobada ley permite que jóvenes desde los 14 años puedan realizarse un cambio de nombre y sexo en una oficina de Registro Civil, con el permiso de sus padres o tutores. De igual forma una persona trans mayor de 18 años podrá realizarse el cambio de nombre y sexo, con la presencia de dos testigos. En el caso de los menores de edad, la petición se deberá realizar ante un juez de Familia, quien definirá si la petición procede.

La ley establece que “el mayor de catorce y menor de dieciocho años podrá ejercer su derecho a ser oído directamente ante el juez y un consejero técnico, y manifestará su voluntad de cambiar su sexo y nombre registrales, como también se le consultará el o los nombres de pila con los que pretende reemplazar aquellos que figuren en su partida de nacimiento”.

La ley también provee una definición de lo que es identidad de género, como “la convicción personal e interna de ser hombre o mujer, tal como la persona se percibe a sí misma. Además, que “consiste en la facultad de toda persona cuya identidad de género no coincida con su sexo y nombre registral, de solicitar la rectificación de éstos”. Según la ley, esta rectificación podría involucrar la modificación de la apariencia de las personas a través de tratamientos médicos. La norma también establece que “toda persona tiene derecho a ser reconocida e identificada conforme a su identidad de género, en los instrumentos públicos y privados que acrediten su identidad respecto del nombre y sexo”, lo que implica también que a nivel de registros oficiales, éstos deben coincidir con la identidad de la persona.

La ley parte de una premisa de no patologización, prohibiendo que las personas trans sean tratadas como enfermas. Establece de igual forma la dignidad en el trato, el interés superior del niño y la autonomía progresiva de los menores de edad.

Durante 2017 se registraron 484 casos de “episodios de odio” -entre ellos dos asesinados- en contra de trans en Chile, 152 más respecto al año anterior, indicó el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

La norma ha sido duramente cuestionada por instituciones religiosas –con gran influencia en Chile- y sectores conservadores de la política chilena, que también han manifestado su indignación por la promulgación de otras normas como el Acuerdo de Unión Civil, que reconoce oficialmente a las parejas del mismo sexo.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: