Supremo federal declara inconstitucional prohibición estatutaria de registro de marcas inmorales o escandalosas ante la Oficina de Marcas y Patentes de EE.UU.

por el Lcdo. Giancarlo Colberg Ferrer (Ferraiuoli LLC)

El 24 de junio de 2019, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos (en adelante, la “Corte”) declaró inconstitucional una sección del Lanham Trade-Mark Act, § 2, 15 U.S.C.A. § 1052(a) (en adelante, el “Lanham Act”), que prohibía el registro de marcas “inmorales o escandalosas” ante la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados Unidos (“USPTO” por sus siglas en inglés). Véase, Iancu v. Brunetti. En una opinión redactada por la juez Elena Kagan y suscrita por una mayoría de los miembros de la Corte, en síntesis, la Corte determinó que el parámetro para juzgar que una marca es inmoral o escandalosa es excesivamente ambiguo y, por tanto, en conflicto directo con la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Esta determinación no es sorpresiva, ya que similarmente, en el 2017, la Corte de manera unánime determinó que la prohibición del Lanham Act de marcas que menosprecian a personas, instituciones, creencias o símbolos nacionales era inconstitucional, ya que violaba la Primera Enmienda de los Estados Unidos. Véase, Matal v. Tam, 137 S.Ct. 1744 (2017). En una opinión con un razonamiento similar, la Corte determinó que esta sección dependía mucho del punto de vista de quienes la apreciaban y, por tanto, propiciaba el discrimen.

En la presente opinión, Erik Brunetti, un diseñador de renombre de Los Angeles, California, deseaba registrar la marca FUCT ante el USPTO para venta de vestimenta. El acrónimo, según expuso Brunetti, significaba “Friends U Can’t Trust” (o amigos en los que uno no puede confiar). Brunetti vendía ropa bajo esta marca desde el 1991, por lo que no era sorpresa que quisiera protegerse de imitaciones. Sin embargo, la solicitud, en principio, fue denegada por el USPTO ya que la marca se podía pronunciar similar a una palabra soez y, por tanto, se consideraba inmoral o escandalosa.

La Corte, sin embargo, determinó que un postulado esencial de la libertad de expresión es que un gobierno no puede discriminar en contra de una expresión basado en las ideas u opiniones que emite. Sujeto a lo anterior, la Corte determinó que la sección antes citada del Lanham Act que impedía el registro de marcas “inmorales o escandalosas” discriminaba en base a punto de vista y, por tanto, violaba la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. La Corte, entre otras cosas, razonó lo siguiente:

La prohibición de marcas “inmorales o escandalosas” similarmente discrimina en base a punto de vista, por lo cual, choca con la doctrina de la Primera Enmienda de esta Corte. Material expresivo es “inmoral” cuando es “inconsistente con la rectitud, la pureza o la buena moral”; “malvado”; o “vicioso”. Por lo tanto, el Lanham Act permite el registro de marcas que defienden el sentido de rectitud y moralidad de la sociedad, pero no marcas que denigran esos conceptos. Y el material es “escandaloso” cuando “ofende la conciencia o sentimientos morales”; “crea reprobación”; o “convoca a la condenación”. Por lo tanto, el Lanam Act permite el registro de marcas cuando sus mensajes coinciden, pero no cuando sus mensajes desafían el sentido de decencia o propiedad de la sociedad. El estatuto, a primera vista, distingue entre dos conjuntos de ideas opuestas: aquellas alineadas con los estándares morales convencionales y las hostiles a ellas; los inductores de aprobación de la sociedad y los que provocan ofensas y condenas. Este sesgo en punto de vista de la ley resulta en una aplicación discriminatoria a base de punto de vista. El USPTO se ha negado a registrar marcas que comuniquen puntos de vista “inmorales” o “escandalosos” (entre otras cosas) sobre el uso de drogas, la religión y el terrorismo. Pero todo el tiempo ha aprobado el registro de marcas que expresan opiniones más aceptadas sobre los mismos temas. Iancu, Id., Pág. 1 (traducción nuestra).

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: