NOTICIAS

[DOCUMENTOS] Proyecto sobre donación de órganos generó controversia

El senador por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, radicó el Proyecto del Senado 1186, con el fin de crear la Ley de Solidaridad Anatómica. El mismo dispone que se estaría considerando como donante de órganos y tejidos por consentimiento tácito a toda persona fallecida mayor de 18 años, a menos que ésta haya rechazado expresamente ser donante en su licencia de conducir o tarjeta de identificación expedida por el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), mediante presentación de declaración jurada firmada ante notario y testigos, y registrado su oposición en el Registro de Donantes.

Síguenos en Twitter #eLegislativo

Dicho proyecto, que fue radicado el día 1 de febrero de 2019 y referido a la comisión de Salud el 4 de febrero, generó recientemente críticas por parte de la empresa que lleva por nombre LifeLink de Puerto Rico, una organización de Puerto Rico que se dedica a recibir donaciones de órganos y tejidos. Dicha empresa señala que el sistema de consentimiento presunto no es la razón para un alza en la cantidad de donantes en los territorios donde se ha implementado.

«Creemos firmemente en el derecho que tiene cada persona de decidir si quiere ser un donante o no. Años de educación al público y experiencia en los complicados y regulados procesos de donación nos demuestran que el sentir de los puertorriqueños es el derecho a decidir», indicó LifeLink en declaraciones escritas. «Igual podemos poner como ejemplo el estado de Texas que es por mucho uno de los territorios de mayor cantidad de donantes y no tienen un sistema como el que propone este proyecto», apuntó.

«Es importante añadir que Puerto Rico está entre los primeros países del mundo en donantes por millón de habitantes. El proceso de donación es uno complejo que va mucho más allá de la cantidad de personas registradas. Tienen que darse unas condiciones particulares para que una persona pueda ser donante de órganos. Del total de personas registradas como donantes sólo un dos por ciento (2%) podría llegar a ser un donante», recalcó la entidad.

Por otra parte, y ante la reacción de parte de la empresa LifeLink, el senador Dalmau Ramírez, hizo las siguientes expresiones:

«Resulta contradictorio, por no decir vergonzoso y preocupante que una empresa como LifeLink invierta tiempo y esfuerzos en una campaña de desinformación y mentiras sobre el Proyecto del Senado 1186 de donación de órganos y tejidos. Si fuera cierto que LifeLink tiene un compromiso con aumentar la donación de órganos, que piensa y ha manifestado que hay un déficit de órganos y tejidos para ser trasplantados y que cree que las personas tengan la última palabra al momento de decidir ser donantes de órganos, no existe razón válida para oponerse a este proyecto. A no ser, claro está, que la verdadera razón de su oposición a la medida, y espero que no lo sea, fuese su obstinado deseo en mantener un acaparamiento del mercado de la donación de órganos con una visión lucrativa en lugar de una visión salubrista y de protección de vidas».

Y agregó, «Este proyecto busca establecer una política pública donde toda persona mayor de 21 años sea potencialmente un donante de órganos y tejidos para salvar y garantizar la calidad de vida de personas cuyas necesidades médicas requieren un trasplante de órganos y tejidos. La medida no obliga a que las personas sean donantes de órganos. Como cuestión de hecho, el proyecto reconoce la autoridad y derecho de toda persona a autodeterminarse sobre su cuerpo, la manera en que quiere o no quiere ser donante de órganos, dispone múltiples instancias mediante las cuales las personas pueden manifestar que no quieren ser donantes de órganos, entre ellos, una declaración escrita, mediante testamento, al momento de tramitar su licencia de conducir, mediante una comunicación por Internet, entre otros. Incluso, si una persona nunca ha hecho la declaración y fallece, su familia puede determinar que no sea donante de órganos», puntualizó el autor de la medida a las expresiones de LifeLink en oposición al proyecto.

El senador Dalmau Ramírez, además, anticipó que esta semana llegará a Puerto Rico Carlo Bosques Casillas, quien es parte del grupo de médicos Clinicians for Progressive Care (Johns Hopkins), para participar de una serie de encuentros y para orientar sobre la importancia de adoptar una política pública como la que contiene el Proyecto del Senado 1186.

Según expresó el legislador, el Bosques Casillas es parte de un esfuerzo de múltiples profesionales y activistas que se han sumado al reclamo de que el proyecto sea aprobado, e indicó que la medida goza también del apoyo, entre otros, de Sorimar Betancourt, presidenta de la Fundación Stefano Steenbakkers Bentancourt, y de Carlos Negrón, padre de Karla Michelle, la última joven víctima de una bala perdida, cuyos órganos fueron donados a petición de su familia.

El proyecto legislativo al momento no ha contado con vistas públicas, sin embargo la comisión de Salud en el Senado radicó un informe positivo con enmiendas el día 23 de octubre de 2019.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea

A %d blogueros les gusta esto: